jueves, 15 noviembre 2018
16:15
, última actualización
Local

Placeres desempolvados

el 22 jun 2012 / 20:00 h.

TAGS:

Concierto del Día Europeo de la Música. Solistas de la Orquesta Barroca de Sevilla. Enrico Onofri, violín y dirección; María Espada, soprano. Programa: Sonatas Prima y Quinta Op.1 de Francisco José de Castro; 3 Cantatas y 1 Tonada de Juan Manuel de la Puente; Sonata Op.2 nº 1 de Corelli; Sonata Op. 1 nº 8 de Vivaldi. Iglesia de Santa Ana, 21 de junio de 2012 

Dentro de los eventos programados para el Día Europeo de la Música el más singular fue el ofrecido por la Barroca. Se trataba de completar los conciertos con los que el pasado otoño se recuperaron obras de quien fuera maestro de capilla de la Catedral de Jaén, Juan Manuel de la Puente. Entonces fueron villancicos y un miserere y ahora una serie de cantatas y una tonada de carácter castellano y popular.

Una vez más quedó claro que se trata de música menor, sobre todo al combinarse con obras de autores mayores para enmarcarlos en espacio y estilo, destacando la sensacional Sonata Op.1 de Vivaldi, de quien también se ofreció un Aleluya como propina. En este sentido es asombroso el parecido de la Sonata Prima de Castro con el estilo de Corelli. No por eso deja de ser conveniente y placentero conocer las inquietudes y bondades musicales de nuestros antepasados, muy en consonancia con las corrientes imperantes, y con resultados sorprendentes y satisfactorios.

Claro que con la excelencia de la OBS, esta vez en formación reducida, estas exhumaciones de la música de nuestros maestros del Barroco acaban resultando una empresa muy feliz. Contar frecuentemente con Enrico Onofri y María Espada no es tanto un lujo para la orquesta, que se merece éstas y más ilustres colaboraciones, como para el público.

El primero volvió a seducir con su elegante, sensible y expresivo toque, dominando en las piezas instrumentales y dejando que fuera ella quien lo hiciera, con su canto dulce, de emisión clara y fraseo preciso, en las vocales. Mientras, Mercedes Ruiz, Alejandro Casal, Miguel Rincón y Ventura Rico proporcionaron una base perfecta en cuerpo y seguridad.

  • 1