Local

Plaza de España: el reestreno será por fin a mediados de octubre

El recinto se reabre el fin de semana del 16 y 17 del mes que viene

el 25 sep 2010 / 17:17 h.

TAGS:

En 1914, una vez definida la ubicación de la Plaza de España, se iniciaron los trabajos y movimientos de tierras para su construcción. Lo primero fue la ría. El 8 de mayo de 1929 se inauguró la Expo Iberoamericana en ella.

Teóricamente las obras habían concluido, pero lo cierto es que aún quedaban trabajos por rematar y no se habían sustituido bancos y barandillas. Eso decían las crónicas, no muy distintas a las de hoy día. Desde entonces, la historia de este monumento está llena de rehabilitaciones parciales, abandonos, vandalismo... Por eso es una buena noticia que la nueva restauración -por fin integral- esté a punto de concluir. La gran obra de Aníbal González luce ya casi como nueva, por eso a mediados del mes de octubre (se baraja el fin de semana del 16-17 y con la presencia del vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves) empezarán los actos para reinaugurarla.

Las barcas volverán a circular por la ría, se descubrirá el monumento en homenaje al arquitecto regionalista padre de la plaza y se organizarán actos para que los ciudadanos disfruten de la nueva plaza, unida ya al parque de María Luisa.

Por ahora, los trabajadores se afanan en dar los últimos retoques: se instalan los quioscos, las farolas, las fuentes, los bordillos de aceras y, entre otras cosas, los servicios que irán junto a la estación de tratamiento de Emasesa. Según los trabajadores, sus contratos acaban el 12 de octubre, si bien hay trabajos que ya terminaron, como los de jardinería.

El plan integral presentado por el Ayuntamiento, presupuestado en 12 millones de euros que finalmente se quedaron en 9, pone fin a una descoordinación entre las administraciones con competencias en el monumento y con la polémica con la Junta por las escuelas taller, lo que acabó dilapidando la recuperación, lenta pero progresiva, de un monumento que a diario concita a miles de turistas. Si polémica fue su construcción (se tardaron 15 años), más lo ha sido su rehabilitación.

Con la actuación municipal liderada por Manuel Rey, delegado de Urbanismo, por fin tendrá que estar todo listo: la balaustrada, la ría, la baranda interior de mármol, la red de agua, el cuarto sector de bancos provinciales, la pavimentación del entorno, la instalación de nuevas tiendas de artículos de recuerdo, el monumento de las Razas y la novedosa peatonalización de la avenida de Isabel la Católica. La fecha anunciada (hace dos años) para el fin de los trabajos es el próximo jueves y todo apunta a que, en esta ocasión, el calendario se cumplirá.

El monumento a Aníbal González será una de las novedades del proyecto de restauración de la Plaza de España, cuartel general del ejército británico en El Cairo (Lawrence de Arabia) y el planeta Naboo (El ataque de los clones, el Episodio II de La guerra de las galaxias) en la gran pantalla. Así, el arquitecto mirará a su plaza. Además, el homenaje al arquitecto podría no quedar ahí. El Ayuntamiento ha apoyado públicamente los deseos de la familia de Aníbal González de que el monumento del 29 albergue un museo sobre su obra.

Urbanismo anunció que iniciaría los trámites para solicitar a Patrimonio del Estado la cesión de un espacio en la zona de galería de la plaza para dicho museo. Además, mediaría ante la Fundación Fidas para que los 2.608 planos y fondos documentales del arquitecto que están depositados en la Fundación puedan ser cedidos a este museo para su exposición permanente, que también contaría con muchos objetos personales del arquitecto que posee la familia, que defiende que la Plaza de España necesita más vigilancia y, por supuesto, tareas de conservación constantes. Sus dimensiones, el paso del tiempo y, sobre todo, la huella de los miles de turistas que por allí pasan hacen que esta obra sea tremendamente vulnerable.

Sólo hay que ver que el agua de la ría (que tiene que ser cambiada antes de que se pongan en funcionamiento las barcas el próximo mes) ya está llena de suciedad: bocadillos, colillas, papeles... Y está por ver si el vandalismo no acaba con las nuevas farolas de cerámicas, como ya pasó en el 29.

Lo cierto es que este ambicioso proyecto de restauración llega con dos años de retraso, puesto que el 22 de enero de 2007 la Junta y el Ayuntamiento firmaron un protocolo de colaboración. Dado que no se avanzaba, el Consistorio cogió las riendas del proyecto que ahora termina.

Desde su construcción, la Plaza de España ha sido objeto de varias obras de conservación de cierta importancia, algunas muy desafortunadas (se quitaron las farolas cerámicas, se cambió la balaustrada del Gran Peatón por otra de mármol rojo e incluso se sustituyó la balaustrada frontal por otra de cerámica, con elementos más bajos y de silueta menos esbelta). En 1998, con la constitución de la primera escuela taller de la Plaza de España, se restauran los puentes y la mitad de los bancos. Los trabajos acabaron en 2002 y, en 2008, se retomaron. Así, los bancos provinciales no lucieron en condiciones hasta este verano.

  • 1