Deportes

Plaza: "Queremos compensar la Copa con la Final Four"

El entrenador del Cajasol analiza en una entrevista con El Correo la trayectoria del equipo en una semana decisiva tanto en la competición europea como en la ACB. Mañana busca en Berlín unos históricos cuartos de final y el sábado recibe en San Pablo a Unicaja.

el 13 feb 2011 / 21:45 h.

-Arranca una bonita semana. Primero, en Berlín puede hacer mañana historia con este club.

-En los entrenamientos de la semana lo he percibido. Como deportistas lo que quieres es que donde estés te pasen cosas agradables. Y que una ciudad como Sevilla no haya tenido nunca unos cuartos de final en Europa es algo que nos apetece mucho vivir. Que un equipo que peleaba por no bajar de pronto compita por estar en la Final Four con un premio espectacular como es plaza en la Euroliga, lleva a pensar que el trabajo está teniendo ese premio. Hasta hace dos semanas no he hecho bandera de la baja de Calloway, pero hemos sobrevivido a unas circunstancias absolutamente anómalas. Hemos de ser conscientes de ello y valorarlo.

- También viene de quedarse por primera vez como entrenador fuera de una Copa del Rey.
- La lesión de Calloway ha sido la causa principal. Hay tres jugadores llamados a llevar el peso del equipo y nos encontramos de buenas a primeras sin el base titular. El que estaba destinado a jugar diez minutos lo hace treinta con 19 años. Son los imponderables del deporte, más fácil de solucionar en Unicaja, Barcelona, Madrid o Caja Laboral. Fuimos al mercado para reducir el impacto. No obstante, ha servido para hacer crecer a Satoransky. Asumí el riesgo de que jugara antes que Popovic porque es un jugador de futuro del club, ha cogido bien la responsabilidad y hemos notado una mejora muy clara pero insuficiente para estar en la Copa. Ahora tenemos tres partidos y si logramos pasar, una eliminatoria a doble vuelta para una Final Four que sería una buena compensación por la Copa.

- ¿Arriesga para dejar un patrimonio?
-Satoransky es un jugador de los antiguos, que le gusta mucho el baloncesto, que viaja y está viendo baloncesto, que le apasiona, y así es más fácil. No sólo en el ámbito periodístico, también en el profesional había quien creía que no podría jugar de base. Hemos tenido la suficiente paciencia y estamos ante un proyecto de jugador muy interesante a nivel nacional e internacional, aunque hay que tener cuidado porque es muy fácil que se rompa esa línea por un representante inadecuado, un consejo familiar inadecuado, por una novia, por un ex entrenador... En este tiempo Satoransky lo que ha hecho ha sido ganarse el respeto de sus compañeros y ha crecido como para que cuando vuelva Calloway, el tiempo de juego esté más repartido entre ellos.

- En estas seis victorias seguidas, es evidente el peso de la defensa. ¿Hay un regreso a la filosofía del año pasado?
-No ha habido un cambio de rumbo. El año pasado éramos el peor equipo de la liga en tiros de dos y sin embargo quedamos sextos con la segunda mejor defensa y la cuarta de Europa. Ahora somos el octavo ataque de la liga pero en base a los mismos criterios defensivos. Tenemos jugadores de corte más ofensivo a los que cuesta meter en la dinámica de un equipo más defensivo, no por pereza, sino por los años que han pasado en equipos donde la prioridad era estimular más de campo para adelante. Bullock llevaba un año jugando muy poco; Davis, cuatro años en la NBA sin jugar y medio año en Xacobeo donde la prioridad no era la defensa, tampoco para Urtasun y Katelynas en Alicante. Y en los sistemas defensivos que yo establezco trabajamos el hábito, no el gesto, no es una mecánica sino que quiero que defiendan sabiendo por qué, que sepan reconocer las situaciones, has de entender baloncesto.

- Pongamos el acento en aspectos individuales. ¿Por qué Katelynas está tan lejos del que jugaba en Alicante?
-Hay jugadores que funcionan bien en un determinado equipo, con un determinado entrenador con unas determinadas prioridades de ese técnico; los hay que son más cabeza de ratón que cola de león. La adaptación de jugadores que han tenido tanto protagonismo en otros lugares cuesta más. Sigo pensando que él nos puede ayudar, como en el caso de Ivanov, del que se esperaba también otro tipo de aportación. En el caso de Katelynas es más evidente porque es en el aspecto ofensivo y aún está a tiempo de dar ese salto. Estoy contento con el último mes y medio salvo el último partido en Alicante. Ha aportado más en este mes que en los cuatro anteriores. Ahora que viene el momento importante de la temporada quiero pensar que va a dar lo mejor.

- ¿Por qué decidió no cambiarlo por Garbajosa?
-Suponía la aparente exigencia de firmarle a Jorge el año siguiente, había que suprimir a uno de los jugadores y este era un año, como el próximo, donde la idea de equipo se tiene que consolidar. El club debe ir creciendo adecuadamente y eso conlleva no estar cambiando tu planteamiento inicial o estar lo más cerca posible. No tendría dudas en ficharlo para una temporada entera y me lo volveré a plantear el próximo verano pero en mitad de temporada y con un sueldo muy alto, teniendo que cambiar la estructura del equipo, más allá de que económicamente no es viable... Es un jugador que suma en muchos aspectos pero lanzas un mensaje a un vestuario que no genera grandes polémicas ni problemas.

- Y ya tiene a un ilustre veterano como Bullock. Se esperaba más de él.
-Bullock ha pagado la poca participación del año pasado en el Madrid. Tuvo un cambio de planteamiento porque él en verano estaba decidido a dejar de jugar. Hay una readaptación familiar de Madrid a Sevilla, que parece sencilla pero no lo es; tiene un problema familiar importante en verano; técnicamente, que la línea de tres se haya echado para atrás 50 centímetros, sobre todo con jugadores mayores, influye. No hay menos de cinco tiros de Bullock o de Urtasun que no estén pisando. Si ves eso y recuerdas que has perdido ocho partidos por menos de seis puntos... Mi sensación es que ahora, como pasa con Katelynas, se verá al mejor Bullock.

- ¿Han hablado de la temporada que viene?
-Si su planteamiento es seguir jugando, nos sentaremos a final de temporada. Él se mueve por sensaciones. Hemos de asumir a quién tenemos y que en su mano está seguir o no. Ha estado algunos días con problemas físicos y no ha dejado de entrenar. Ahora sería distorsionar. Otra cosa es que el club, como siempre, esté preparado para cualquier eventualidad. No me preocupa demasiado, tal vez al club sí pero si confían en la forma que tenemos de trabajar, tampoco deben estarlo.

-En la Eurocup se le ve especialmente motivado.
-No es que yo lo incentive, pero cada cual tiene sus ilusiones. Quizás Bullock ve ahora que puede ser una buena forma de acabar bien con algo bonito en la Eurocup, aunque yo no lo he hablado con él. Es también su estado de forma, su aclimatación a Sevilla. Ha intentado tomar el papel de jugador definitivo sin que yo esperase eso exactamente, aunque la gente sí tenía esa expectativa. Ahora está cogiendo los ítems del equipo y por eso está en ese nivel bueno en la competición europea.

-¿Usted seguirá en Sevilla la próxima temporada?
-Tengo contrato pero estaré mientras me quieran y siempre que vea que las cosas van mejorando. Estamos rondando un presupuesto de 4 millones para el equipo profesional. No sé si estar el año pasado sextos y en éste rondando cuartos de final en Europa es el límite que puede permitirse este club. Nos sentaremos en verano y lo hablaremos. Ese contrato está firmado pero hay puertas para salir. El club tendrá que dibujarme un poco las líneas del año que viene. El banco se ha fusionado y tenemos que ver qué papel juega el equipo, si beneficia o perjudica. Percibo ilusión y ganas de que el equipo vaya adelante, que la franquicia nueva cuenta con el equipo de baloncesto pero las cosas hay que demostrarlas.

-¿Y la mejora de las estructuras del club que ha reclamado?
-En temas de estructura estamos igual. El pabellón no es nuestro y sorprende que una ciudad como Sevilla de un millón de habitantes no tenga otro pabellón para dardos, atletismo o conciertos. He propuesto varias ideas al club para mejorar esta situación. La pista del sótano no tiene nada que ver con una cancha ACB, cuando vamos a Alcalá no están ni las líneas pintadas ni la zona es la misma. Es la octava vez que salimos de nuestra cancha y ahora durante 15 días en un momento clave de la temporada; en todos los aspectos, como lo hacen los jugadores o lo hago yo, el club debe dar pasos adelante. Le he dicho al presidente las cosas que creo se deben hacer, muchas de ellas, por circunstancias, no se han hecho, es algo que el club debe sentarse y resolver. No puedes crecer enquistándote. Hay que aprovechar que el equipo crea buenas sensaciones para tirar y reciclarte. El club debe hacer introspección, ver qué le perjudica para crecer o si la exigencia de la ciudad es ésta y ya me conformo. Creo que debemos zarandearnos para mejorar.

  • 1