viernes, 22 marzo 2019
08:20
, última actualización
Simof

Poco público, mucho diseño

La primera jornada acogió a siete firmas que, a pesar de su importante calidad en las creaciones, no lograron superar la mitad del aforo.

el 30 ene 2014 / 23:23 h.

TAGS:

Pilar Rubio presentó 'Va por ti' en la pasarela de Simof. Foto: Pepo Herrera Pilar Rubio presentó 'Va por ti' en la pasarela de Simof. Foto: Pepo Herrera Es el XX aniversario del Salón Internacional de la Moda Flamenca y, aunque los organizadores se han esmerado en resolver las cosas bien –tal y como nos tienen acostumbrados–, la fecha parece demasiado importante para apenas haberse hecho mención especial de ello, por un lado, y para un arranque con tan poco público como el de ayer, por otro. Volvió Eva González como “estrella” principal de la pasarela, hubo famosos del cuore como Norma Duval y Marina Castaño –estupendas ambas–, y firmas de alto copete como Lina pero, al menos por parte de quienes conocemos el certamen de ediciones atrás, se hubiera esperado algo más en conmemoración de tan significativa fecha. Fruto, entendemos, del complicado momento económico, la venta de entradas no pudo deslucir, eso sí, la incondicional entrega y pasión de los profesionales y la primera de la tarde, la citada Lina, tituló La gata rosa a un conjunto de piezas entre las que encontramos desde una bata de cola blanca con grandes lunares negros como presentación a otras ceñidas en cuerpo y con grandes vuelos en los bajos. Volantes perfectos, en simetría unos y asimétricos otros, mangas al codo, estampados, escotes rectos y rasos para una noche elegante constituyeron algunas de las características para un pase, igual que la mayoría, con música en directo. Como calzado zapatos negros acharolados de tacón cuadrado, espartos para la parte más rociera y cuñas doradas en la recta final y, en cuanto a las tonalidades, gran variedad en verdes, marrones chocolate, azules y, cómo no, rosas. Un conjunto cómodo cimentado en la buena confección y costura dentro del que rompieron la tradición de una sola flor en el pelo una especie de crestas de flores que, a modo de raya en el centro de la cabeza, coronaron a las modelos desfilantes. Muy juveniles resultaron las ideas de Aldebarán, empresa cordobesa de Sonia Rojas Guijo, que inició su tiempo con fantásticos looks ideales para el Rocío en los que no faltaba ni un detalle: blusas con cuellos camiseros, sombreros, capas, ponchos de punto y una de las primeras constantes de esta temporada: los estampados florales. A continuación, cuellos mao, volantes y mangas de tul o flecos reconvertidos en plumas confirmaron un estilo personal e inconfundible. Rocío Peralta presentó su colección 'Despertares: ritmo y sabor' en la pasarela de Simof. Foto: Pepo Herrera. Rocío Peralta presentó su colección 'Despertares: ritmo y sabor' en la pasarela de Simof. Foto: Pepo Herrera. Para todos los gustos. Eso sí –y hablamos en general–, no olvidemos que buscar la originalidad y la diferenciación del resto a veces sale bien… y otras mal con lo que una llamada de atención porque de una vestimenta típica con tan buenos cimientos como la de flamenca no se debe desvirtuar su esencia sin justificación ni sentido. En el turno de Margarita Freire hubo espacio para la gama de los ocres en un trabajo donde predominaban las dos piezas de faldas con pantalones o blusas y en el que resultaron muy laboriosas las capas dobles o triples de volantes sin dejar atrás una opción minifaldera que no dejó indiferente al personal asistente. Igualmente llamativo resultó el estreno en Simof de María José Blay (MJ Blay) con una minuciosa obra cuyo hilo conductor fueron los detalles dorados en tachuelas y otros adornos y las flores superpuestas a veinte vestidos con patrones totalmente distintos entre sí. Muy sutil en su filosofía, Patricia Bazarot se alió con el rojo sangre para, a partir del lino como materia prima –y sin mantoncillos–, dar vida a faldas de talle alto, faldas dobles, camisas de crépe, cuellos barco con encajes o mangas abullonadas. Un juvenil universo éste tras el que llegó Rocío Peralta y su homenaje a Brasil con escotes en uve en pecho y espalda, mucho lunar pequeño y estampados de flores y adamascados y, en especial, con una serie de tocados florales y frutales que pusieron una nota de diversión a la tarde y entre los que pudieron verse hasta algunos graciosos loritos dentro de un desfile que se cerró con lentejuelas en arcoiris aludiendo a la gran alegría y luminosidad del país del carnaval.   el colofón perfecto. Por último, Pilar Rubio desplegó todas sus armas de seducción y mostró un talento que, por los constantes aplausos en la sala, quedó fuera de toda duda. Con un buen gusto exquisito y un claro objetivo, favorecer la silueta femenina, la despedida de la jornada no pudo ser mejor. Grandes volantes en mangas largas hasta medio brazo, cortos a la altura de la rodilla en amarillo y azul, broches con flecos, preciosos estampados con rosas gigantes, blusas abullonadas, chalecos y gorros, anchos cinturones, corpiños con faldas rocieras y top con corte a la sisa, batas con tirantes, faldas de altísimo talle con adornos de piel… Y, en la recta final, una línea de negros que bien pudieran pasar por trajes de fiesta con complementos dorados. Por si fuera poco, una sorpresa musical con el nombre de Laura Gallego y el tema “Nostalgias” que, al fin y al cabo, fueron las que quedaron en el ambiente cuando se apagaron las luces ante la contemplación de tan regocijante panorama. Lo bueno, siempre sabe a poco.

  • 1