Local

Pocos fondos para tantos retos

Juan Ignacio Zoido encara el mandato con un Ayuntamiento en crisis y con muchos proyectos enquistados o prometidos

el 23 may 2011 / 19:35 h.

TAGS:

Cámaras de control de acceso de vehículos en el Centro.

El próximo día 11 de junio Juan Ignacio Zoido tomará el bastón de mando del Ayuntamiento de Sevilla con el reto de frenar la tasa de paro en la ciudad y desarrollar proyectos para los que contará con unas arcas municipales muy mermadas por la crisis económica. Los pasos soterrados y los aparcamientos enquistados , la eliminación del plan de tráfico del Centro , la revisión del sentido único de Luis Montoto y de la licencia de obra de la Torre Pelli, el futuro del edificio de la Gavidia y de la antigua fábrica de Altadis, del viejo mercado de la Puerta de la Carne y la estación de Cádiz, de Tablada y del PGOU. En definitiva, mucho trabajo para el que necesitará una inversión municipal que se antoja escasa.

Por eso lo primero que hará el alcalde electo del PP es aplicar severas medidas de austeridad. En concreto, ya avanzó que reducirá en gran medida el número de altos cargos y de delegaciones municipales (de 18 a 7), así como que pondrá en marcha un presupuesto "austero". Fundamentalmente porque no hay más recursos. De ahí la macro reestructuración presupuestaria que anuncia. Las arcas municipales tiritan y tiene que haber para todo. Para los proyectos pendientes o enquistados de la etapa socialista y para las promesas del PP, que son muchas y variadas.

La llegada del PP al gobierno, además, desvelará cómo están los números del Consistorio. Si los socialistas maquillaron la situación, como denuncian los populares, o si realmente tiene una deuda de 633 millones de euros, la cifra ofrecida por la intervención municipal contando con empresas y organismos.

Con todo, la nefasta situación económica mermó o enquistó proyectos con los que ahora tendrá que lidiar Juan Ignacio Zoido. Sólo hay que echar un vistazo a las obras de la ciudad.

Los pasos soterrados de Bueno Monreal con la Palmera y de la avenida de Andalucía con la ronda del Tamarguillo están en plena construcción y los plazos son más que ajustados. De hecho, es probable que no estén acabados en junio, fecha límite del plan Proteja de la Junta. De ser así, el Ayuntamiento tendrá que afrontar el coste de las obras, un gasto imprevisto más que se suma a los muchos extras de unas obras presupuestadas en seis millones de euros.

Otro de los retos de Zoido será desatascar, por fin, el plan de aparcamientos. Eso sí, no abrirá los 19 previstos. Su intención es hacer "todos los que sean posibles" -los que están en suelo privado no lo son- y con "orden y sentido común, en proyectos viables y sometidos en la ejecución a los plazos previstos".

El edificio de la antigua comisaría de la Gavidia y la fábrica de Altadis también están en la lista de asuntos pendientes. De hecho, Zoido ya comentó en una entrevista a El Correo que ya se puso en contacto con la multinacional del tabaco para dibujar el futuro de este edificio junto al río, en el barrio de Los Remedios.

Lo que tiene claro el PP es que necesita cambiar el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), que califica el suelo de industrial singular, para poder llegar a un acuerdo con la tabacalera y destinar la fábrica a otros usos.

Y no será ese el único cambio en el PGOU de 2006. El PP ya avanzó que lo modificará para no renunciar al crecimiento de la ciudad, esto es, para facilitar la construcción. Precisamente lo que no se permite en Tablada.

El PP de Zoido, como el resto de partidos, sostiene que la dehesa debe ser verde, pero lo cierto es que el nuevo alcalde tendrá que definir qué cabe, a su juicio, en sus 360 hectáreas, ya que aún no lo ha hecho.

Lo que sí ha dejado claro el líder del PP es que los coches volverán a entrar libremente por el casco antiguo, que revisará el sentido único de Luis Montoto (y, por ende, el de Eduardo Dato) y que mirará con lupa la licencia de obra de uno de los proyectos más importantes de la ciudad: la torre Pelli. Los trabajos avanzan a buen ritmo, pero el rascacielos de Cajasol en la Cartuja es ahora más cuestionado que nunca. Y se acerca el nuevo examen de la Unesco.

Mirando al río , Zoido ya indicó que su ambicioso proyecto para llenar las riberas de cultura, turismo, ocio (incluido un solarium con butacas para tomar el sol) y deporte se realizará "de forma gradual" y contando con fondos de la Unión Europea, así que habrá que esperar.

Todo ello bajo el modelo de lo que el PP denomina un urbanismo ordenado que prevé el cambio de las funciones de Emvisesa. La empresa municipal de la vivienda también se encargará de la rehabilitación, reconstrucción de barrios y de la inspección técnica de edificación (ITE), según los planes del nuevo alcalde, que tiene entre sus propuestas principales la creación de la Policía de Barrio.

Además, Zoido ha incluido en su programa electoral promesas que podrían no casar con su mensaje de austeridad y su rechazo a los proyectos estrella. Un botón de muestra son la reurbanización del Canal de la Ranilla (recreada con una foto del High Line de Nueva York ) y la construcción de una pista de esquí en Los Bermejales . Por ahora, habrá que esperar los detalles.

  • 1