miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización

Podemos empieza a diseñarse como nuevo partido político en Andalucía

Más de 200 miembros de la plataforma reunidos en Málaga hacen un primer boceto de cómo será la organización. En otoño llevarán su modelo a la dirección nacional del grupo en Madrid.

el 07 jun 2014 / 21:29 h.

La eurodiputada electa de Podemos, Teresa Rodríguez, tomó la palabra ayer en la reunión de miembros del grupo en un instituto de Málaga. / Carlos Díaz La eurodiputada electa de Podemos, Teresa Rodríguez, tomó la palabra ayer en la reunión de miembros del grupo en un instituto de Málaga. / Carlos Díaz La plataforma Podemos, que emergió del movimiento de indignados 15M, empezó a autodiseñarse como nuevo partido político en Andalucía. Todavía no existe, pero lo hará. La previsión es que esté presente en las capitales para las municipales de 2015, y en las autonómicas de 2016. Más de 200 miembros de la organización se reunieron ayer en un instituto de Secundaria de Málaga –el IES Mayorazgo– entre las 10.30 y las 19.0 horas. Durante ese tiempo se debatió cómo debería ser y funcionar el partido internamente: la estructura orgánica –«que no será cerrada ni jerárquica ni piramidal»– la comunicación y coordinación entre provincias y grupos de trabajo, la forma en la que se tomarán las decisiones, la estrategia para extenderse a otros territorios, la implantación progresiva en ciertos municipios, la convergencia con otras fuerzas políticas de la izquierda... Podemos es un partido atípico, porque ha nacido con un ideario y un proyecto [de momento para las elecciones europeas, donde fueron la gran sorpresa, y para las generales], pero carece de esqueleto orgánico, más allá del movimiento asambleario. «Todo se debate, hasta la forma de debatir y de hablar con los medios», explica uno de sus miembros. Sus integrantes se situaron primero en las calles, en las plazas, en las mareas ciudadanas que representaron una corriente de hartazgo y protesta contra la clase política consolidada –eso que ahora llaman «casta»–, y ahora están a punto de entrar en el sistema para ejercer como partido en la arena política andaluza. Lo de ayer fue un primer paso. En otoño, el modelo de partido que salga de las comisiones que se crearon ayer viajará a Madrid, donde la dirección nacional de Podemos –ellos jamás lo llamarían así– tratará de coordinar la propuesta andaluza con la de otros territorios. «Ni siquiera es seguro que el partido funcione aquí de la misma forma que en Asturias. Esto no es una estructura cerrada, está abierta permanentemente a lo que digan los ciudadanos», advierte otro integrante desde Málaga. El encuentro de ayer sirvió para organizar a los miembros en distintos grupos de trabajo, a cada uno se le asignó una tarea que deberá coordinar con su homólogo en otras provincias. La mayoría de los 200 miembros de Podemos que se citaron en Málaga no se conocía entre sí, o nunca se había visto antes la cara. La vía natural para comunicarse y convocar actos, mareas y reuniones son las redes sociales, sobre todo la página de Podemos en Facebook, que ha servido de epicentro de la organización. La eurodiputada electa de Podemos Teresa Rodríguez (Rota, 1981) explica que el partido deberá asumir que Andalucía, como territorio político, «es una excepción». «Tiene un carácter diferente, porque está gobernado por dos fuerzas de izquierda, PSOE e IU, que  sin embargo han aplicado los mismos recortes blandos. Tenemos que plantear una alternativa distinta para Andalucía que para el resto», advierte. Podemos irrumpió en el panorama político andaluz en las elecciones europeas del 25 de mayo. Se estrenó con más potencia que UPyD, a quien desplazó como cuarta fuerza en cuatro de las ocho provincias. Sus apoyos aglutinaron el 7,11% del electorado, frente al 7,13% que logró el partido de Rosa Díez en su segunda convocatoria europea. Si fueran extrapolables los resultados de a unas andaluzas, el partido de Pablo Iglesias obtendría escaño en el Parlamento autonómico (entre uno y dos). Podemos se ha merendado votos de PSOE e IU, comparte con la coalición el mismo discurso contra el bipartidismo, pero también cuestiona el comportamiento de los comunistas en las instituciones donde están presentes. Cádiz es la circunscripción donde más votos lograron en las europeas (10,07%), seguida de Sevilla, donde sumaron el 7,82%, convirtiéndose incluso en tercer grupo político en la capital, por delante de IU.

  • 1