Deportes

"Podría haberme llevado toda la vida en Sudáfrica"

Flamante campeón del mundo Jesús Navas regresa a casa eufórico y más fuerte que nunca. Ayer regaló al club su camiseta que se expondrá en el museo.

el 14 jul 2010 / 07:41 h.

Un largo, caluroso y merecido aplauso dio la bienvenida a casa a Jesús Navas, flamante campeón del mundo con la selección española. Recién llegado de la capital de España, el futbolista del Sevilla se pasó por el club con la medalla que le acredita como partícipe del histórico éxito para regalar su camiseta al club, la cual será expuesta en el museo.

La sonrisa del futbolista lo decía absolutamente todo: una felicidad inmensa, fruto del premio a su esfuerzo, y la evidencia de que, sin hacer ruido, ha dado un paso que aleja definitivamente esos fantasmas de tiempos atrás. "Podría haberme llevado toda la vida en Sudáfrica", dice Jesús Navas, que regresa a casa más fuerte que nunca.

Al filo de las cinco de la tarde, y acompañado por sus padres, su novia y uno de sus hermanos, el futbolista de Los Palacios llegó al oro de la Fundación, donde fue recibido por el presidente José María del Nido, Monchi y Manuel Vizcaíno, así como por los empleados que se encontraban a esa hora en el Sánchez Pizjuán.

Vestido con ropa deportiva y demostrando la misma humildad y sencillez de siempre, Jesús Navas, medalla en ristre y con la camiseta de la selección con el número 22 en la mano, recibió un sentido aplauso de los presentes al que él mismo se sumó. Pocas veces se le había visto una sonrisa tan amplia como ayer. Luego, el campeón dedicó su camiseta, atendió a los medios de comunicación y se marchó a su pueblo entre fotografía y fotografía y continuas felicitaciones.

Un sueño cumplido. Para el jugador del Sevilla, ganar el Mundial era un reto, una ilusión difícil de hacer realidad que ha cumplido. "Esto es lo que siempre sueñas cuando eres futbolista, poder ser campeón del mundo. Y lo hemos conseguido. Es un sueño por el que siempre he peleado. Estoy muy feliz, contento también por el grupo de compañeros del que he formado parte y por mi familia", comenta exultante.

En relación a su adaptación, tras un mes concentrado con el equipo nacional, Jesús Navas zanja para siempre el asunto. "Podría haberme llevado toda la vida allí en Sudáfrica, porque es increíble el grupo que hay. Estás con tu país y llevarlo a lo más grande... Hemos estado todos unidos desde el primer día. Me gustaría volver alguna vez al lugar donde ganamos la final del Mundial con mis hijos y mi familia", dice el jugador nervionense. Clara señal de que ha ganado su batalla personal.

Un gol de todos. Jesús Navas destacó también su felicidad por haber puesto su granito de arena en la final. Salió como revulsivo y ayudó a generar aún más peligro. Incluso, hasta pudo marcar, pero le faltó una pizca de suerte. "El equipo estaba haciéndolo bien, con muchas ganas e ilusión puestas en lograr lo máximo. El gol lo marcamos todos, porque el grupo entero estuvo muy metido y hasta el final peleó por el título", comenta respecto al encuentro decisivo contra Holanda y el ya histórico tanto de su compañero Andrés Iniesta.

El futbolista de Los Palacios también tuvo palabras de recuerdo, en un gesto que le honra, para Antonio Puerta. "Siempre ha estado ahí. Al igual que Sergio Ramos, llevé puesta una camiseta en su honor. Nos acordamos de él. Hemos estado con él en el Sevilla y es muy importante para nosotros", dice el canterano, compañero y amigo, como también lo fuera el ahora central internacional del Real Madrid, del recordado Antonio.

Tras el homenaje que recibió ayer por la tarde en su pueblo, Jesús Navas inicia sus merecidas vacaciones. Eso sí: conociéndole un poco, seguro que está deseando ya volver a jugar al fútbol.


  • 1