Polémica por la rampa de la iglesia de Santa María de Utrera

La rampa que está construyéndose en el porche de Santa María "responde al cumplimiento de lo recogido en el plan de eliminación de barreras arquitectónicas" y éste, "a su vez, en el Plan de Protección del Conjunto Histórico de Utrera, aprobado por la Junta de Andalucía, tras más de seis años de tramitación". De esta forma, el concejal de Cultura, Francisco Serrano, salió ayer al paso de las quejas de varios vecinos del entorno que habían criticado la ejecución.

el 06 may 2010 / 17:41 h.

Estos vecinos aseguraron que, con la obra, el Ayuntamiento de Utrera "destruye parte de nuestro patrimonio", al estar realizada sobre unos escalones que cuentan con el "primer cemento traído a España, con 120 años de antigüedad", tal y como reza una placa que se mantendrá en el lugar tras ejecutar estos trabajos.


Por su parte, el edil explicó que en la tercera fase del plan de accesibilidad se contempla "la necesidad de ejecutar una pendiente que permita el tránsito de personas con movilidad reducida o visión deficiente, con un tipo de suelo que presente textura y coloración distintos al resto del pavimento". De hecho, así "se recoge en el convenio" que el Ayuntamiento de Utrera firmó con la ONCE y el Imserso.

"Esta obra responde a los mismos criterios de accesibilidad que el resto de las efectuadas en otras partes del centro y en el exterior de la parroquia de Santiago el Mayor", indicó el concejal.

También matizó que la actuación que está acometiéndose ahora ante la puerta del Perdón de este templo "en ningún momento incide lo más mínimo en la parroquia", por lo que negó "rotundamente que se esté dañando o actuando contra el patrimonio de nuestra ciudad, sino todo lo contrario, preservando un entorno que se encontraba deteriorado y permitiendo el tránsito de personas con discapacidad o con movilidad reducida". Por ello, el responsable municipal de Cultura lamentó "profundamente" la actitud de algunas personas.

  • 1