Local

Policía Local: Entre un nuevo parche y la solución definitiva

La polémica con los elementos más radicales de la Policía Local ha estallado estos días con toda su dureza.

el 11 sep 2010 / 20:26 h.

TAGS:

-Doble estrategia. El lunes, mientras el delegado de Convivencia y Seguridad, Alfonso Mir, se reunía con el Sindicato Profesional de Policía para negociar una salida dialogada al conflicto de las horas extra, uno de sus compañeros de gobierno, Francisco Fernández, presentaba en los juzgados una denuncia por un boicot a los semáforos de la ciudad que señalaba precisamente a un sector de ese sindicato. No es la primera vez que el Gobierno local ofrece dos rostros. Lo ha hecho durante todo este conflicto. Desde que empezó antes del verano, cuando el propio Mir ofreció a los sindicatos una alegación a los presupuestos que la Delegación de Hacienda rechazó con contundencia. Para algunos, especialmente para los sindicatos, es reflejo de una nueva disonancia en el seno del grupo socialista. Para otros, miembros del Gobierno, es parte de una estrategia que va dando resultados. Lo cierto es que la situación de tensión del cuerpo de Policía ha tocado techo hasta convertirse en insostenible. Pero ya ha ocurrido en ocasiones anteriores y finalmente todo ha quedado en parches y en investigaciones que no conducen a ninguna parte. Se ha señalado a la Policía y a un sindicato, y ahora toca aclarar qué hay de cierto en lo que se ha dicho. El Gobierno asegura que llegará hasta el final y que detrás de todo está un grupo de radicales, y los sindicatos (incluido el Sppme) y la propia Policía Local piden que así sea para determinar qué ha ocurrido.

- Reorganización. El Gobierno local quiere aprovechar para avanzar hasta el final en el proceso de reorganización de la Policía, pero hasta ahora el único preacuerdo que ha alcanzado es realmente volver al calendario aprobado hace años. El objetivo es no sólo reducir las horas extras, sino cambiar todos los servicios (especialmente los de oficina) para que no se resientan los turnos nocturnos y de fin de semana. La intención municipal, además, es que el sindicato profesional no sea la única voz del cuerpo y que entren otras formaciones, como UGT. El Ayuntamiento y los principales sindicatos coinciden en que se requiere una reorganización en profundidad de los servicios que lleva años pendiente. ¿Se hará ahora a nueve meses de las elecciones? ¿Soportará una negociación profunda el Consistorio en plena campaña o se pondrán parches para aliviar la tensión en la Policía?

- La oposición. Y mientras estalla este conflicto, el PP y Juan Ignacio Zoido, tan proclive a posicionarse públicamente sobre todo tipo de cuestiones para generar la imagen de gobierno alternativo, han guardado silencio. Durante estos años, los populares han tenido mucha relación con los sindicatos profesionales, a los que han apoyado en sus reivindicaciones. Pero sin señalar a nadie -una labor que corresponde a los juzgados y a la investigación que se lleve a cabo- hay hechos sobre los que el PP se podía haber pronunciado, como el acto vandálico en el piso del primer teniente de alcalde o la manipulación de los todos semáforos de la ciudad. b Aussa. No hay que desvincular el conflicto de Policía del que se vive en el servicio de la grúa. Los enfrentamientos con el sindicato mayoritario de la Policía están detrás de buena parte de los problemas que ha tenido Aussa en este año, que se han visto agravados por el deterioro de los vehículos. El Consistorio ha recurrido ahora a dos grúas de alquiler, una cifra totalmente insuficiente. Movilidad está convencida de la legalidad de los vehículos de los que dispone Aussa y de que los problemas con la ITV tienen su origen más en un intento de boicot que en el deterioro de las grúas. En cualquier caso, hay un accidente mortal que debe aclararse y demasiadas dudas con un servicio fundamental.

- Candidato. No está tan lejos el momento en el que estos conflictos lleguen a sacudir la campaña de Espadas. Ya los trabajadores de la grúa han hecho dos amagos de llegar hasta el candidato para trasladarle sus reivindicaciones, y el pasado lunes le aguardaba un grupo de Tussam para pedir una reunión con él. Espadas pide participar en todos estos asuntos que afecten al futuro del Ayuntamiento, pero el equilibrio vuelve a ser complicado: la gestión sigue en manos del alcalde y experimentos como el de la Feria y Tussam se han demostrado poco efectivos.

- Reuniones. Espadas ha iniciado sus visitas a los barrios, pero su trabajo sigue en clave interna. Durante estos días se reúne con los comités de las distintas agrupaciones que le trasladan las propuestas de campaña y le fijan un calendario de visitas. La pasada semana se reunió con agrupaciones como Centro o Sur, y para ésta quedan citas como la de Triana. La actitud del alcalde en este nuevo proceso debe aclararse ahora, cuando vuelva de su viaje a Turquía.

  • 1