Local

Policías dicen que en el cuarto de la profesora asesinada en Bellavista había toallas con sangre

el 21 jun 2011 / 16:58 h.

TAGS:

La ¿felicidad? escondida...
Varios agentes del Cuerpo Nacional de Policía han asegurado este  martes que en la habitación de Sara Rubio Alcaide, la profesora de 32  años de edad que fue asesinada en octubre de 2007 en su vivienda de Bellavista presuntamente a manos del ciudadano argentino Mariano  Cristiano Beade, había dos toallas impregnadas de sangre y un  ordenador portátil propiedad de la víctima con la pantalla rota.  

Durante la segunda jornada del juicio con jurado popular que se  celebra en la Audiencia Provincial de Sevilla, el responsable del  Grupo de Homicidios de la Policía Nacional ha dicho que en la  habitación donde supuestamente se cometió el crimen de la mujer,  además de toallas con sangre, no había señales de lucha, a excepción  del ordenador con la pantalla rota.  

Otro agente policial perteneciente a la Brigada Provincial de  Policía Científica ha dicho que, cuando llegaron a la vivienda,  encontraron a la víctima echada sobre un colchón, con sangre en la  nariz "y algún" cardenal en su cuerpo, así como dos toallas con  sangre y dos billetes de 50 euros, los cuales se encontraban fuera  del colchón, han precisado a Europa Press fuentes del caso.   

De su lado, el inspector jefe de la Policía Científica ha señalado  durante su declaración que, cuando llegó a la vivienda de la joven,  tuvo la impresión de que se trataba de un tema "raro y complicado" y  de que la muerte de la mujer no había sido natural, sino que se había  tratado de un homicidio.  

Asimismo, ha precisado que el cadáver se encontraba boca arriba en  un colchón, completamente desnudo, con las piernas situadas "un poco"  fuera del referido colchón y con sangre "espumosa" en la nariz,  mientras que la habitación, en la que había un ordenador portátil,  estaba "bastante desordenada".  

MUERTE "ACCIDENTAL", SEGÚN EL ACUSADO

Este lunes, el acusado, para quien la Fiscalía pide 21 años y  medio de cárcel y el pago de una indemnización de 82.685,58 euros, se  declaró inocente y aseguró que la víctima se golpeó de manera  accidental cuando intentaba levantarlo del suelo.  

Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación, al  que ha tenido acceso Europa Press, el procesado mantuvo una relación  "análoga a la conyugal" con la víctima durante unos cuatro años,  relación que iniciaron en Cádiz y que continuaron en Madrid, aunque  en el año 2007 "estaba rota" si bien habían mantenido contacto  "esporádicamente", pues Mariano "tenía interés en volver" con ella.  

De este modo, añade que el día 11 de octubre de 2007 el acusado  acudió a Sevilla procedente de Madrid, donde tenía su residencia,  "con la intención de reanudar" la relación con la víctima,  hospedándose en el domicilio que ésta compartía desde finales del  verano de 2007 con su hermana, su cuñado y otra amiga, y que se  encontraba ubicado en la calle Enamorados de Bellavista.  

Posteriormente, entre las 2.00 y las 7.00 horas del día 13 de  octubre de 2007, el imputado "aprovechó" que Sara se encontraba  dormida "y sin posibilidad de defenderse" en su dormitorio y, "con  ánimo de acabar con su vida", golpeó "violentamente" a la víctima en  el rostro y en la cabeza, para después asfixiarla y romperle el  cuello con sus propias manos, causándole la muerte, "para lo que tuvo  que emplear una gran fuerza".  

FRACTURA DE DOS VERTEBRAS

El fiscal, que destaca que Sara sufrió "múltiples contusiones" y  la fractura de dos vértebras cervicales, añade también que el acusado  fracturó la pantalla del ordenador portátil propiedad de la víctima,  causando daños que han sido tasados en 376,31 euros sin incluir el  IVA. Posteriormente, "y con el fin de procurar su huída", el  encartado se apropió de dos teléfonos móviles de Sara, de un juego de  llaves "que era preciso para abrir y cerrar la puerta", y de las  llaves del coche de la víctima, abandonando el piso sobre las 7.00  horas "y apoderándose con ánimo de utilización transitoria" de este  vehículo.  

Así, fue en coche hasta Madrid, donde esa misma tarde cogió un  avión con destino a Londres y posteriormente a Buenos Aires. Tras  ello, el acusado fue detenido en Argentina el 15 de enero de 2009 y,  desde entonces, permanece en prisión provisional. Con fecha 26 de  abril de 2010 se acordó por el tribunal argentino competente conceder la extradición del procesado solicitada por España , siendo conducido  a tierras españolas el 18 de junio de 2010. 

  • 1