viernes, 19 abril 2019
20:21
, última actualización
Local

Pollos gratis a parados

Un comercio de la Alameda regalará cada miércoles del mes cinco pollos asados a las cinco primeras familias que acrediten que no tienen trabajo y que cuentan con niños a su cargo.

el 06 feb 2014 / 23:00 h.

TAGS:

Javier Rodríguez al frente de su churrería asador Alameda, en el número cuatro de la calle Lumbreras, donde ayudará a desempleados. / Pepo Herrera Javier Rodríguez al frente de su churrería asador Alameda, en el número cuatro de la calle Lumbreras, donde ayudará a desempleados. / Pepo Herrera «No es que me sobren pollos asados pero no puedo quedarme de brazos cruzados cuando veo a padres desesperados buscando no ya dinero, sino comida para sus hijos». Es la reveladora confesión de Javier Rodríguez, propietario de la Churrería Alameda-Freiduría Asador, que ha decidido poner en marcha este mes una campaña para atender a familias necesitadas. Todo comenzó el pasado domingo en el número 4 de la calle Lumbreras, casi de esquina a la Alameda de Hércules, donde tiene su negocio. «Entró una pareja joven, de unos 30 años, con un niño pequeño de 5 o 6 años. Al principio no reparé mucho en ellos, pues había clientela y estaba despachando. Sí noté que estaban rezagados y no hacían más que preguntar por los precios de los productos, sin concretar cuál querían». El relato que prosigue es «estremecedor», como subraya Javier: «Cuando se hubo ido toda la gente, el padre se acercó al mostrador y me susurró: ‘Queremos un pollo asado, pero tengo un problema. No tengo dinero para pagarlo, si nos lo puede regalar’». El dueño de la pollería se acordó enseguida de sus dos hijas pequeñas y no lo dudó. Tomó rápidamente uno del asador y lo preparó para llevar sin reclamar los nueve euros que cuesta. Pero aquella familia que se despidió prometiendo «volver un día para pagar», le removió la conciencia. Pensó que no podía quedarse quieto ante gente necesitada que «por vergüenza o timidez» se ve en esta tesitura para alimentar a sus hijos. Fue entonces cuando relatando lo sucedido en el programa El Público de Jesús Vigorra de Canal Sur Radio, le vino a la mente la siguiente idea solidaria: resolvió que iba a regalar pollos asados gratis los tres miércoles que quedaban del mes de febrero. Serán cinco ejemplares por día a las cinco primeras familias que lleguen y acrediten que están desempleados y que tienen niños a su cargo:«Tendrá que traer la tarjeta del paro y el libro de familia», indica este sevillano que hace año y medio emprendió esta aventura empresarial como autónomo en plena crisis, retomando así una tradición perdida en el barrio como la antigua «Calentería de la Alameda de 1910». Javier es consciente, no obstante, del «efecto llamada» que puede provocar esta suculenta propuesta con las elevadas cifras de paro que hay en Sevilla –90.826–, pero tiene claro cuál va a ser su esfuerzo: «Daré cinco, a los primeros que lleguen, ya sea al mediodía o por la noche». Y es que, como también reconoce, tampoco es que tenga muchos beneficios, pues el negocio «va tirando todos los meses» y además tiene que afrontar la hipoteca de su casa. Sin embargo, cree que la actitud de los empresarios frente a la crisis ha de encaminarse a esta dirección: ayudar a los demás. «Hay que minimizar el coste y rentabilizar todos nuestros productos como sea». Una filosofía que pretende extender al resto de negocios de la Alameda, a los que invita a sumarse organizando entre todos un circuito solidario para los pequeños de familias en paro: «Aquí hay teatro, heladerías... se podría hacer colonias de niños». La propuesta está ahí.

  • 1