Local

Polonia y EEUU no llegan a acuerdo sobre instalación del escudo antimisiles

El primer ministro polaco, Donald Tusk, ha anunciado que Polonia no aceptará albergar elementos del escudo antimisiles de EEUU mientras no se le compense adecuadamente, lo que convierte a Lituania en alternativa para este plan.

el 15 sep 2009 / 07:23 h.

TAGS:

El primer ministro polaco, Donald Tusk, ha anunciado que Polonia no aceptará albergar elementos del escudo antimisiles de EEUU mientras no se le compense adecuadamente, lo que convierte a Lituania en alternativa para este plan.

"La oferta de Estados Unidos ha sido hasta ahora insuficiente, porque no garantiza nuestra seguridad si nos convertimos en sede de su sistema balístico", explicó Tusk en rueda de prensa, en la que lamentó la falta de acuerdo, tras un año de negociaciones, aunque se mostró abierto a recibir nuevas propuestas.

"Queremos seguir conversando con EEUU y esperamos una respuesta a estas exigencias sobre seguridad", añadió el dirigente polaco, que considera que las negociaciones con Washington aún no han llegado a su fin.

Tras las declaraciones de Tusk, todo apunta a que cada vez es menos probable que Polonia sea la sede del escudo antimisiles norteamericano, después de unas negociaciones en las que Washington no ha conseguido satisfacer las demandas de seguridad de Varsovia, que se traducen en importantes compensaciones militares a cambio de su aceptación.

"Nuestro objetivo en la negociación siempre ha sido la seguridad de nuestro país. Ésta es la prioridad ya que convertirnos en sede del sistema balístico entraña también un peligro, por eso es necesario aumentar nuestra seguridad", dijo Tusk.

Durante toda la mañana, el jefe del ejecutivo polaco y sus principales ministros permanecieron reunidos y en contacto con el presidente del país, Lech Kaczynski, para analizar la situación y valorar la última oferta.

Tusk ha mantenido una conversación de cuarenta minutos con el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, quien intentó convencer al mandatario polaco de la conveniencia de que Polonia se convierta en una de las sedes de este escudo antimisiles, una idea que sin embargo rechazan la inmensa mayoría de los ciudadanos polacos.

Las exigencias de Varsovia resultan ser demasiado altas para EEUU, que no están dispuestos a sufragar la modernización de las fuerzas armadas polacas a cambio de desplegar su sistema de defensa, tal y como exige Polonia, que especialmente demanda nuevos aviones y baterías de misiles tipo "Patriot".

Los planes de EEUU pasan por instalar diez bases balísticas de interceptación en Polonia y un sistema de radar en la República Checa, con el objetivo de evitar posibles ataques que puedan partir de alguno de los países del llamado "Eje del mal", una de las prioridades de la Administración Bush antes del inminente final de su segundo mandato.

Praga ya ha dado su visto bueno y, tras la falta de acuerdo entre polacos y norteamericanos, Lituania cobra cada vez más fuerza como alternativa para este proyecto, que cuenta con la férrea oposición de Rusia, que lo considera como una vuelta a los tiempos de la guerra fría.

  • 1