Local

Aprocom pide a Panadero medidas que eviten el daño de las manifestaciones

El comercio lamenta que se perjudique al negocio por la inseguridad. La Subdelegación admite que tiene “poco margen de maniobra” para regular

el 29 oct 2013 / 17:46 h.

TAGS:

DSC00076No es fácil alcanzar el equilibrio entre el derecho constitucional a manifestarse y que un sector como el comercio se sienta perjudicado por las protestas en la vía pública, que suelen coincidir con las arterias principales de la ciudad. Por ello, y para tratar de encontrar esa armonía, el presidente de Aprocom, Manuel Dorado, mantuvo ayer una reunión con la subdelegada del Gobierno, Felisa Panadero, a la que trasladaron su inquietud, sobre todo, a raíz de los incidentes registrados el pasado sábado. Ese día, el sindicato considerado de ultraderecha Respuesta Estudiantil había convocado una manifestación en contra de los recortes de la Ley Wert de la que tenía constancia la Subdelegación del Gobierno y cuya convocatoria “se adecuaba en tiempo y forma a los requerimientos establecidos por la ley”. Por su parte, la Coordinadora Antifascista de Sevilla había organizado una concentración de protesta contra esa manifestación que, según Panadero, era “ilegal e improvisada, promovida por distintos grupos radicales a través de la redes sociales y cuyo fin era agredir a los manifestantes”. El resultado de la trifulca fue una persona detenida, que salió el pasado domingo en libertad con cargos, daños en el mobiliario urbano y comercios y bares que tuvieron que cerrar repentinamente sus negocios ante los enfrentamientos entre los dos grupos de ideología radical. Salvo un cristal roto, no hay daños que lamentar, apuntó ayer Dorado, quien, no obstante, consideró que “no podemos asustar a los clientes y turistas” y que lo que le faltaba al comercio era sumar inseguridad al varapalo de la crisis económica. Fuentes de la Subdelegación enmarcaron el encuentro en la búsqueda de vías de colaboración para evitar que se perjudique a la actividad comercial. En este sentido, Felisa Panadero trasladó a Aprocom que existe “poco margen de maniobra” porque, a no ser que existan informes desfavorables de la Policía Local o Nacional que desaconsejen una manifestación, si ésta se comunica en tiempo y forma, no se puede desautorizar, y que su función se limita a la garantía del mantenimiento del orden público. Panadero defendió, además, la actuación de los agentes el sábado. Así, recordó que el derecho de manifestación viene reconocido en la Constitución, y no necesita autorización previa, tan solo comunicación para que la administración pueda adoptar las medidas necesarias para garantizar su libre ejercicio y los derechos de los demás ciudadanos. Igualmente, incidió ante los comerciantes que no se puede prohibir una concentración que no está comunicada y que, a efectos administrativos, no existe. El despliegue policial del pasado sábado estuvo integrado por unos 120 agentes, una cifra superior a la habitual, que justificó para garantizar el orden público y después de que se tuviera conocimiento de una “posible alteración” de la manifestación prevista a través de las redes sociales. Su actuación fue “escrupulosa” y permaneció restablecer pronto la normalidad, reseñó.

  • 1