Economía

Ponga diseño contra la crisis

La Escuela Andaluza de Economía defiende su valor estratégico para la empresa

el 26 dic 2009 / 19:13 h.

Manuel Ángel Martín y Ana Jarana, durante la presentación del informe.

El diseño -en su amplio concepto, más allá de la mera estética de un producto- viene a ser para la industria lo que la duda cartesiana para el pensamiento. Es un instrumento -y un vehículo si se quiere- con el que las empresas pueden evolucionar y a la vez ganar competitividad. No en vano, el diseño y la innovación son las dos caras de una misma moneda.

Ése es el motivo que ha llevado a la Escuela Andaluza de Economía a elaborar el estudio Influencia de la gestión del diseño como elemento innovador en el tejido productivo, que pretende mostrar a los empresarios andaluces los beneficios de esta herramienta, sobre todo cuando la crisis dibuja círculos rojos en los libros de cuentas.

Y es que el sector del diseño en Andalucía tiene un "alto nivel y competitividad, si bien carece de proyección debido a la poca cultura empresarial sobre esta cuestión", indicó el director técnico de la Escuela, Manuel Ángel Martín, en la presentación del informe esta misma semana. "Ante la crisis, elementos como el diseño son factores de competitividad", añadió.

No en vano, en 2009 Andalucía ocupó la quinta posición en número de empresas de diseño especializado respecto al conjunto nacional, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), y en 2008 fue la cuarta en número de solicitudes de diseño industrial en la Oficina Española de Patentes y Marcas, con un 9,66% del total.

En la actualidad, operan 700 empresas de diseño en la comunidad, de las que el 14% se dedica al diseño industrial (frente al 12,2% nacional), el 56% al gráfico (30,3% en España), el 11% al diseño de interiores (frente al 32,4%) y el 19% al diseño de moda (en la media nacional).

Sin embargo, en general "la mayoría de las empresas andaluzas se centra demasiado en temas como la reducción de costes y olvidan cuestiones como la de generar valor añadido a sus productos", afirmó Martín.

Es casi la panacea empresarial. Entre las ventajas que aporta la aplicación del diseño al tejido productivo se encuentra la generación de productos o servicios de calidad con valor añadido, la satisfacción de las necesidades del consumidor y la mejora de la competitividad de las empresas que apliquen elementos de diseño.

A su vez, el diseño ayuda a lograr un mayor rendimiento y una reducción de los costes de producción, así como a alcanzar una mejor comunicación tanto interna como externa, lo que supone un aumento de beneficios.

En este sentido, la Escuela Andaluza de Economía aconseja tener en cuenta algunos factores para introducir la gestión del diseño en el seno de una empresa. Para empezar, hay que definir una nueva cultura corporativa orientada al diseño que sea clara. Dicha filosofía debe estimular el trabajo en equipo para que se produzca su vinculación al resto de departamentos de la empresa, especialmente a los de marketing y producción.

Ahora bien, nada se construye de la noche a la mañana. Por ello, hay que introducir el diseño de forma gradual y bien estructurado, y mantener esa misma estrategia de forma permanente.

El estudio suma las conclusiones de investigaciones sobre el sector -Diseño en España y Estudio del impacto económico del diseño en España- a las extraídas tras analizar el comportamiento de 64 empresas andaluzas que prestan estos servicios, de las 700 en la comunidad.

  • 1