Local

Póngamelo sin Bacon

el 14 sep 2012 / 21:32 h.

TAGS:

Monasterio de la Cartuja. 14 de septiembre de 2012. Cante: El Niño de Elche. Entrada: Aforo completo.

Puede que el tan cacareado inmovilismo del flamenco se deba a que, cuando se alteran sus esencias, se corre el riesgo de despeñarse por el ridículo, el patetismo o la chabacanería. El Niño de Elche, con una propuesta muy arriesgada, se expuso a todos estos terraplenes, y quienes se salieron de la sala o se partieron la caja de risa creerán que se precipitó por ellos de cabeza. No es mi caso. Creo que en este homenaje a Francis Bacon, el pintor de las deformidades y las secciones carniceras, hay cosas interesantes, tanto en lo musical como en su costado performático y visual. Como Israel Galván el otro día, el cantaor prescindió de música para desarrollar una reflexión sobre el cuerpo con versos machadianos y de Miguel Hernández, monjes de Zurbarán y cante de Marchena, pero también vimos sus empastes en pantalla grande, saltó a la comba en chándal y no sé cuántas cosas más. El cante quedó para el final, como premio para quienes resistieran lo que pudo ser una broma o el conato de un experimento interesante. Pero sin Bacon.

  • 1