Local

"Pongo en copia a tu suegro"

Corinna, amiga del Rey, intercedió para colocar al duque en la Fundación Laureus.

el 17 feb 2013 / 23:03 h.

TAGS:

Parte de la correspondencia electrónica que mantuvieron Iñaki Urdangarin y la princesa alemana Corinna Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey, para que esta consiguiera al duque de Palma un trabajo en la Fundación Laureus, donde ella ocupaba un puesto directivo, sale a la luz en algunos de los 200 correos que Diego Torres entregó el sábado al juez José Castro. Los e-mails están fechados de junio del 2004 a marzo del 2005 y se cita varias veces al Rey ("pongo en copia a tu suegro", escribe Corinna en una carta).

En uno de los primeros mensajes (22 de junio del 2004), Urdangarin dice: "Te envío el currículo que su majestad, Juan Carlos I, Rey de España, pidió. Espero recibir noticias positivas de ti pronto". Menos de un mes después (12 de julio), Corinna escribe que ha hecho "buenos progresos con la Fundación Laureus.... Ahora tengo que negociar tu sueldo. Haré todo lo posible para obtener lo máximo". Dos días después, la amiga del Rey tiene más información y se la remite al duque: "Será necesario crear una estructura especial para ti, combinando la actividad benéfica con la comercial, que justificaría la remuneración que estás buscando. ... He fijado tu salario base en 200.000 euros y les he dicho que deben tener en cuenta una bonificación ligada al rendimiento para que puedas llegar hasta los 250.000".

En misivas posteriores, Corinna pone en contacto al duque con cargos directivos de Laureus, que más tarde detallan (con copia a ella y al yerno del Rey) las funciones que Urdangarin llevará a cabo. El 23 de enero del 2005, Iñaki envía a Corinna su cuenta en La Caixa, "para poner al día nuestras operaciones".

Una empleada de Nóos envía a la princesa alemana un e-mail en nombre de Iñaki Urdangarin (10 de febrero del 2005) e informa: "Su majestad Juan Carlos I, Rey de España, también ha recibido una copia". Y, unos días después (22 de febrero del 2005), la amiga del Rey escribe: "He puesto en copia a tu suegro y espero que esta propuesta ayude a aclarar tus dudas". Seis días después, el duque de Palma reenvía ese correo a Carlos García Revenga, el secretario de las infantas y tesorero de Nóos. Y el 1 de marzo contesta a Corinna: "Perdón por mi silencio estos días, pero quería revisarlo con mi suegro y con Alberto Aza".

De la correspondencia se desprende la relación cordial. "Quiero darte las gracias por la tarde maravillosa que pasamos juntos en Londres", le escribe el duque. Corinna se despide: "Con mis más cálidos saludos", "con mucho amor".

  • 1