Local

Pontificia y metropolitana

Si siguen así las cosas, para animarnos a pensar que algún día seremos distintos, no va a quedarnos a algunos más remedio que volvernos a refugiar en Casablanca y pedir: -Sam, toca El tiempo pasará; porque aquí el retorno al pasado es kikiriquí de un gallo que no cesa y el de la mañana de ayer fue la pretensión -llevada adelante con la mayor naturalidad-...

el 16 sep 2009 / 05:56 h.

Si siguen así las cosas, para animarnos a pensar que algún día seremos distintos, no va a quedarnos a algunos más remedio que volvernos a refugiar en Casablanca y pedir: -Sam, toca El tiempo pasará; porque aquí el retorno al pasado es kikiriquí de un gallo que no cesa y el de la mañana de ayer fue la pretensión -llevada adelante con la mayor naturalidad- de la Hermandad de la Cena de que se nombre a la Virgen del Subterráneo patrona del Metro. La banalización de la Historia se está convirtiendo en una regla de conducta "sevillita", ignorantes de que, hace siglos, eso de los patronazgos tenía otras implicaciones.

El patrocinio en aquel tiempo cumplía en una institución gremial, étnica o territorial -la hermandad- el mismo papel que cumplen ahora en una asociación empresarial o de vecinos los fines estatutarios. Torcuato Pérez de Guzmán nos dejó la referencia a un pleito de 1758 de los herreros trianeros gitanos contra los "castellanos" de Sevilla en el que aquellos alegaban que éstos no formaban gremio porque "no tienen hermandad donde poder congregarse". Hoy aquella necesidad se ha convertido en un sinsentido que para muchos, y aunque parezca mentira, ocupa el lugar el I+D+i.

La vida al revés; se invierte la relación entre drama y comedia y, en vez de sacarle punta genial a cosas serias -como hizo mi colombroño Burgos convirtiendo el Tengo miedo, de Marifé, en el himno del Metro- se pretende hacer pasar por invento una ocurrencia (v.g. ¿sabes cual es el patrón de los porretas? San Canuto) para colocar azulejos de su Virgen en las estaciones y -acaso- añadir a los consabidos títulos de la cofradía el de "metropolitana". Lo peor es que la iniciativa puede hasta triunfar y tendremos que seguir pensando en el café de Rick's para pedirle a Sam que nos toque El tiempo pasará.

Antonio Zoido es escritor e historiador.

  • 1