Local

"Popularizamos la imagen aérea para reducir costes de producción audiovisual"

Txetxu Rubio y Paco Cazalla han puesto en marcha Nimbovisión, una empresa que realiza grabaciones de vídeo y fotografía aérea a media y baja altura.

el 02 feb 2013 / 20:16 h.

TAGS:

Jesús López-Serrano (Albacete 1964) y Paco Cazalla han puesto en marcha Nimbovisión Producciones , una empresa que realiza grabaciones de vídeo y fotografía aérea a media y baja altura permitiendo hacer vuelos en movimiento o estacionario de hasta 300 metros. Sectores como el cine o la publicidad están entre sus clientes objetivo. De hecho, películas como Grupo 7 ya han utilizado esta técnica, que se está extendiendo en el sector audiovisual al suponer un ahorro de costes importante frente al uso, por ejemplo, de un helicóptero.

-¿Qué ofrece Nimbovision?
-Servicios de vídeo y fotografía con multirrotores radiocontrolados, es como un helicóptero pero que permite más cercanía con los objetos a la hora de tomar imágenes. Para proyectos de cine, por ejemplo, supone un ahorro de costes muy importante. Además, el aparato se puede meter en cualquier calle, mientras que el helicóptero no lo permite. Otra de las ventajas es que en 15 minutos el aparato está en vuelo, lo que hace que los trabajos se puedan hacer con rapidez. A ello se suma la seguridad en el vuelo cuando se sobrevuela zonas habitadas y que no necesita más operarios que nosotros dos.

-¿De qué se compone el aparato en sí?
-Es un helicóptero de aeromodelismo que puede tener cuatro, seis u ocho hélices, que permite distintas capacidades de carga, lo que facilita montar cámaras de cine como la Red One, que es la cámara que más se usa ahora en cine y publicidad. Este tipo de aparatos se pueden personalizar dependiendo del uso que le quieras dar. Además, se conecta al sistema GPS que posicionan al aparato con un error de cálculo mínimo.

-¿Cómo os planteasteis esta oportunidad de negocio?
-Llegamos a este mundo porque nos interesaba mucho el sector del vídeo y vimos que había un nicho de mercado que estaba arrancando pero que aquí aún no estaba desarrollado. Vimos que tenía una funcionalidad importante para aplicarla al cine y a la fotografía. Tanto en Andalucía como en España hay poca competencia, somos de las pocas empresas que prestamos este servicio. Hemos tardado en arrancar porque manejar el aparato no es fácil. Además, a esto se suele recalar desde el mundo del aeromodelismo, no del vídeo y la fotografía, como es nuestro caso.

-¿Cuándo arrancó la aventura?
-Empezamos a moverlo en noviembre de 2011. Hicimos un primer trabajo a nivel de vídeo de 360º para la Junta, aunque no es lo mismo que esto. Era un vídeo en seis lugares distintos de interés arqueológico. Luego pensamos en esta idea de negocio y decidimos apostar por esta vía.

-¿Qué perfil de cliente puede contratar sus servicios?
-Quien quiera hacer fotografía aérea en alta resolución y vídeo. Por ejemplo, una productora que tenga la necesidad de cubrir imágenes aéreas. Subcontratar este servicio supone un ahorro de costes importante. Además, el director puede ver en todo momento lo que graba, porque hay transmisión en tiempo real. Los usos pueden ir mucho más allá del cine. Por ejemplo, se puede utilizar para fotografía industrial con el objetivo de controlar obras o también de instalaciones como torres eléctricas. Además, puede usarse en bodas o en acontecimientos deportivos. Para el sector del periodismo también es práctico y para hacer documentales.

-Otro uso es la fotogrametría. ¿En qué consiste?
-Se hacen una serie de fotos a distintas alturas de un terreno o edificio para posteriormente, con software, generar un modelo 3D con dimensiones exactas, de modo que el arqueólogo o el topógrafo o el arquitecto puede trabajar sobre esa imagen como si fuera real. Esto evita, por ejemplo, que un despacho entero se tenga que desplazar a una obra o que los arqueólogos tengan que acudir al yacimiento.

-¿Qué aceptación tiene?

-Es algo experimental que ya se ha usado en algunas películas como Grupo 7. Las productoras cada vez quieren utilizarlo más conforme avanza la tecnología, ya que cada vez se consigue más calidad de vídeo con este sistema. Hay más estabilidad en vuelo, difícil de diferenciar de un helicóptero. Además, esto permite popularizar el uso de la imagen aérea, que sea low cost, ya que antes, si no tenías un gran presupuesto, el director ni se lo planteaba. Esto abre opciones al abaratarse los costes.

-¿Por qué cuentan con dos aparatos en su empresa?
-Con una podemos tener más capacidad de carga y va más dirigida al cine. La pequeña, de cuatro motores, es más ágil y se puede meter en interior. La calidad de imagen es peor, pero es más ágil.

-¿Requiere de mucha inversión?
-El coste de producción no es alto, aunque sí el de los equipos. es una inversión fácilmente recuperable a pesar de que el sector hacia el que nos dirigimos está muy afectado por la crisis. Ofrecer un servicio low cost en los tiempos que corren nos beneficia. Las productoras españolas que quieren utilizar estos aparatos tienen que contratarlos fuera. Ahora no tendrán que hacerlo.

- ¿Y para cubrir producciones de fuera?
-Hay muchas productoras que vienen aquí a grabar. De hecho, recibimos un encargo de una alemana pero no pudimos hacerlo porque aún no habíamos arrancado. Ellos buscan así reducir costes. Andalucía se está vendiendo en los últimos años como plató de cine y eso nos afecta positivamente. Si quieres grabar en la Plaza de España, es más fácil contratarnos a nosotros.

-¿Cómo piensan promocionar la empresa?

-Estamos ya funcionando. Hemos empezado por contactar con productoras y gente del sector del cine. Además, pediremos la ayuda para promocionarnos de la Andalucía Film Comission así como de la Sevilla Film Office.

  • 1