Economía

Por cada rico andaluz, 76 pobres

Ricos y pobres los hay en todos sitios, pero en Andalucía un poco más que en la mayoría de comunidades españolas. Los andaluces se colocan en el quinto lugar en número de desfavorecidos económicamente si se compara con los que mejor tienen el bolsillo.

el 14 sep 2009 / 20:17 h.

Ricos y pobres los hay en todos sitios, pero en Andalucía un poco más que en la mayoría de comunidades españolas. Los andaluces se colocan en el quinto lugar en número de desfavorecidos económicamente si se compara con los que mejor tienen el bolsillo. Y es que en el sur, por cada rico que se cuenta, salen 76 pobres.

Sólo Extremadura, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Galicia superan a Andalucía en este ranking de distribución de riqueza, frente al extremo radicalmente opuesto de Madrid y Cataluña, donde por cada persona con las rentas más elevadas se contabilizan 11 y 22, respectivamente, con más apuros económicos.

Así se desprende del informe. La situación social en España, realizado por el Observatorio Social de España, en el que se detalla que en la comunidad andaluza hay con exactitud 75,8 pobres por cada rico. A pesar de esta elevada tasa, son Extremadura y Castilla y León las que tienen más pobres por cada rico, con 182 y 118 en cada caso.

El análisis, en su apartado referido al IRPF (impuesto sobre la renta), explica que de la lectura de los datos de ese impuesto relativos a 2002 "es más que evidente la extrema desigualdad regional en la distribución de la renta". Esto se cumple tanto si se comparan las rentas más altas y las más bajas -dentro de una división de diez-, como si se hace con los declarantes que pertenecen a los tres niveles de más renta y los tres de menos.

Entre los dos extremos se sitúan el resto de las comunidades, con 40,7 pobres por cada rico en el caso de Baleares, 42,2 en el de Cantabria, 48 en el de Canarias, 49,1 en Aragón, 50,2 en La Rioja, 54,4 en Castilla-La Mancha, 60,1 en Asturias, 70,9 en Murcia, 75,8 en Andalucía, 80 en Galicia, y 84,5 en la Comunidad Valenciana.

En Cataluña y Madrid hay sólo 6,1 y 3,8 declarantes, respectivamente que forman parte de las tres decilas con menor renta, mientras que en Castilla y León son 16,2 y en Extremadura 19,1.

En España, sin embargo, había 5.472.766 declarantes pertenecientes al escalón más bajo de renta, de ellos 1.021.025 en Andalucía (el 18,7%), 844.169 en Cataluña (15,4%) y 717.789 (13,1%) en la Comunidad Valenciana, mientras que en La Rioja eran 47.928 (0,9%) y en Cantabria 76.396 (1,4%).

En términos relativos, en función del tamaño de cada comunidad, son Madrid, con 2.286 pobres por cada 10.000, y Cataluña, con 2.923, las que tienen un menor porcentaje de contribuyentes con menor renta -la media española está en 3.545-, mientras que en el extremo contrario se encuentran Extremadura, con 5.046 por cada 10.000, y Castilla-La Mancha, con 4.444. Es decir, en Madrid sólo el 23% de los declarantes pertenecen al nivel de renta más baja, mientras que en Extremadura asciende al 50,5, más del doble de los existentes en la comunidad madrileña.

En cuanto a los más ricos, son 149.920 los declarantes que pertenecen al grado 10, la de más renta en España, de ellos 50.920 en Madrid (34%), 38.652 en Cataluña (25,8%) y 13.465 en Andalucía (9%), con 956 en La Rioja (0,6%) y 1.027 (0,7%) en Extremadura, en el extremo contrario.

Con estos datos, Madrid tiene 211 ricos por cada 10.000 habitantes -la media española es de 97- seguida de Cataluña con 134, mientras que en el lado contrario figuran de nuevo Extremadura, con 28, Castilla-La Mancha, con 37 y Castilla y León con 46.

Si se comparan los casos extremos "el porcentaje de "ricos" madrileños es 7,5 veces mayor al de "ricos" extremeños", según concluye el estudio.

Los autores del informe relativo a IRPF del informe social, los profesores de la Universidad de Valladolid Zenón Jiménez-Ridruejo y Julio López Díaz, concluyen que en 2002, el efecto de la subida del tipo efectivo del impuesto y su no deflación, "ha penalizado menos a las comunidades autónomas con un mayor porcentaje de contribuyentes en los niveles de renta media y alta, en detrimento de las que tiene mayor proporción con rentas medias y bajas".

Es decir, "se ha tratado mejor a los ricos que a los pobres", y se "ha redistribuido la renta negativamente no sólo en términos personales, sino también en términos territoriales".

  • 1