¿Por dónde llego a mi casa?

Todavía no hay fecha para el inicio de las obras que cortarán durante el menos cuatro meses la travesía de Espartinas, pero la polémica va a más día tras día con declaraciones encontradas entre el Ayuntamiento y Aljarafesa. Los más afectados, comerciantes, vecinos y, sobre todo, conductores que cada día circulan por la avenida Alcaldesa María Regla Jiménez, confían en una solución parcial y que dure el menor tiempo posible tras reconocer que las obras de saneamiento deben ser necesarias.

el 14 oct 2010 / 18:49 h.

La avenida principal de Espartinas tiene un tráfico medio de 15.000 vehículos diarios.
A lo largo de la travesía, limitada por naranjos y arriates, se suceden consultas médicas, oficinas bancarias, dos centros culturales -Casa de las Monjas, que alberga la Biblioteca municipal, y Alberto Jiménez Becerril-, bares y restaurantes, además de ser el punto principal de acceso al centro administrativo y a la única farmacia del municipio, por lo que el temor al corte de tráfico es generalizado.


Antonio de la Rosa, uno de los propietarios del restaurante Casa Pedro, teme las consecuencias del corte de la vía: "Si me cortan la carretera, ¿quién va a venir aunque tenga acceso por detrás? Y los fines de semana que viene mucha gente de otros pueblos a comer, ¿cómo van a llegar hasta aquí?", se pregunta.

"Si cortan la carretera entera, que no pienso que se haga así, sería un desastre para todos", afirma Francisco Moreno, vecino de la calle. El desvío alternativo anunciado -que atravesaría Espartinas por su margen izquierda a través de las avenidas de Sevilla, Huelva, Juan de Borbón, Omeya y Tablante- "me parece bien, que vaya por allí el tráfico fuerte", aunque considera que las obras deberían hacerlas por los costados "y que en el centro de la vía no se haga nada, con lo que no sería necesaria cortarla".

Pero no están igual de conformes con el desvío los vecinos de las urbanizaciones por las que pasará el tráfico. María Álvarez, vecina de Novoparque, destaca que "son calles de pueblo y urbanizaciones que no son capaces de soportar el tráfico que tiene una travesía, con la gran cantidad de coches que pasan a todas horas del día". La misma opinión sostiene Gema Gamir, que añade: "lo peor va a ser la entrada y la salida del instituto y el colegio que están en la ruta alternativa".

A-49. En la zona opuesta del municipio, en la urbanización Alquería de Almanzor, próxima a la entrada desde Gines, vive Rocío Prieto. Cada día lleva a sus hijos al colegio Attendis, en la salida hacia Sanlúcar la Mayor, y está dispuesta a dar un gran rodeo: se plantea salir por Gines hasta la A-49 "y acceder por la entrada de Umbrete-Benacazón para llegar hasta el colegio".

Y es que la autovía A-49 está en el centro de la disputa, en concreto la reiterada petición de un acceso directo a Espartinas. El primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Javier Jiménez (PP), reconocía ayer en declaraciones a Radio Sevilla que "la obra la llevamos dilatando dos años pendientes de una salida a la A-49". "Con esto, insistió Jiménez, estaría resuelto el problema del tráfico" porque el corte por la obra "sólo afectaría al tráfico del pueblo, mientras que el que procede del resto de municipios no tendrían que pasar por aquí".

  • 1