Local

Por fin una cafetería con estilo

Un local elegante y con buenos productos que marcan la diferencia.

el 06 ene 2012 / 09:39 h.

TAGS:

  • Mira que hay bares en Sevilla y mira que gusta aquí un buen desayuno y una merienda, pues díganme en que ciudad, no ya del tamaño y la calidad cultural de Sevilla, sino mucho más modestas, no hay cafés con tradición. Aquí no se conserva ni uno, y el que queda, reformado. Hasta en la lejana y pequeña Orense me dio envidia hace poco entrar, a las doce de la noche, en un magnífico café de maderas y mármoles donde ponían un chocolate de categoría. Salvo alguna cadena de locales clonados, las cafeterías con solera brillan por su ausencia, y no será que no tienen éxito, sino fíjense la chocolatería que abrieron en San Pablo, que hay que tener valor, pues de bote en bote todas las tardes. Claro que es más fácil poner una caña y una de altramuces que hacer un café. Plato, taza y cucharilla, sobrecito de azúcar y vasito de agua, con probablemente, menor margen. Bueno, que me pierdo, aquí vamos a hablar de una nueva cafetería, que además es confitería y panadería y que pronto ampliará el negocio con mostrador de charcutería selecta y una barra en la trastienda que va a funcionar como abacería con vinos y tapas.

    Se llama Angus, ¿y por qué tiene nombre de vaca una cafetería? Pues porque la familia es, por tradición y afición, aficionada a la ganadería y, la verdad, que el logo es bonito. Como todo en el local, no en balde también hay negocios de decoración en la familia y tradición de gran comercio, la madre del propietario, regenta desde hace 32 años la cercana tienda de modas Carmen Moreno.Angus abrió el pasado puente de Todos los Santos.Todos los productos son andaluces, resaltando los provenientes de Sanlúcar de Barrameda, dulces y tortas de La Rondeña de Sanlúcar y otros propios de Navidad. Hay aceite de oliva virgen extra de la almazara familiar de Huévar del Aljarafe, dos marcas: el Muruve, comercializado en botella de medio litro (6 euros), con manzanilla y arbequina; y el Framaoliva, en botella de medio litro (4,50 euros) y en lata de 5 litros (18,00 euros). También venden el magnífico anís de los Tres Hermanos, que se destila y embotella en la casa familiar de Carmona.Ya hemos comentado que el sitio está bien decorado, es muy cómodo y agradable, con estilo, que ya se aprecia en la entrada y en su bien montado escaparate. Al entrar nos recibe el mostrador para despachar, tras el que se alinean en los estantes de madera canastas de mimbre forradas de impoluto blanco, para el pan. Gran salón con mesas y al fondo la citada trastienda, con una barra que pronto servirá para tomar vinos y tapas y, en sobremesa, alguna buena copa. Una buena música de ópera pone un elegante fondo al recinto.

    Cuentan con cartas de infusiones y de chocolates, tanto éstos como el café son italianos.En el sótano tienen los hornos para el pan y la bollería.

    • 1