Economía

Por méritos propios

La Junta distingue a diez ejemplos de esfuerzo y compromiso laboral

el 17 dic 2009 / 23:35 h.

Algunos nombres son muy conocidos, otros son ciudadanos anónimos, unos se marcharon ya -sin apenas tiempo de despedirse- pero ayer estuvieron bien presentes en el recuerdo compartido por sus seres queridos. Fue un día grande para todos. La Consejería de Empleo hizo entrega, por tercer año, de las Distinciones al Mérito en el Ámbito Laboral en Andalucía, unos premios que ensalzan valores como la entrega, el esfuerzo, la dedicación y el compromiso de ciudadanos que han brillado con luz propia en el desarrollo de sus funciones. Poco importa si desde cargos de responsabilidad o tareas cotidianas.

Empresarios como el recientemente fallecido José María Cruz y Rafael Álvarez Colunga, de cuya desaparición se cumple estos días el primer aniversario, junto con la funcionaria de la Consejería de Economía, Guadalupe Fernández González, que recibió el galardón también a título póstumo, protagonizaron los homenajes más emotivos de boca de sus familiares, que hicieron que el numeroso auditorio que seguía el acto presidido por el presidente andaluz, José Antonio Griñán, mantuviera el nudo en la garganta durante las más de dos horas que duró el acto, que fue presentado por la periodista de Radio Sevilla, Beli García Isla.

La emoción flotaba en el ambiente. La sintieron desde el presidente Griñán, que dedicó unas cálidas palabras a los homenajeados, hasta el patrón de los empresarios, Santiago Herrero, pasando por los secretarios generales de UGT-A y CCOO-A, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, respectivamente, sin olvidar a los centenares de amigos y familiares que abrigaron a los galardonados.

Hubo momentos de sonrisas, como con Lorenza Cabral -vinculada a la enseñanza y a CCOO- que advirtió de que con ese premio no la jubilaban aún, o las palabras temblorosas de Lucía Marrufo, encargada de la limpieza de la sede del Gobierno andaluz, que desveló su nada disimulada preferencia por José Rodríguez de la Borbolla, eso sí, "mejorando lo presente". O cuando Julio Ruiz (CCOO) rompió el protocolo al haber olvidado dar las gracias a su esposa.

Pero también de voces quebradas. Como la de María del Carmen, hija de José María Cruz, vinculado al Sevilla FC y fallecido el pasado día 9, cuando brindó la medalla al cielo y confesó que su padre "contaba los minutos y horas para que llegase este día". O cuando Jaime, hijo de Rafael Álvarez Colunga, compartió su deseo de llegar a ser como su progenitor, de quien proclamó sentirse "muy orgulloso". Más sentimientos afloraron con el fotoperiodista Emilio Morenatti, que envió un caluroso mensaje desde el hospital de Washington en el que sigue rehabilitación, y con las experiencias del empresario Domingo de Torres (Acotral), a quien su padre enseñó que "el trabajo dignifica", y los sindicalistas José Ramírez y Rafael Valera, por su continua defensa de los trabajadores.

  • 1