Local

Por Rayan

Todos estuvimos en espíritu ante la mezquita de Madrid para despedir a Rayan y para intentar dar consuelo a su padre y a sus abuelos tras la cruel doble pérdida que han sufrido. La del bebe llegó casi pegada a la de su madre, muerta por la famosa gripe A, pero sobre todo por falta de atención...

el 16 sep 2009 / 05:56 h.

Todos estuvimos en espíritu ante la mezquita de Madrid para despedir a Rayan y para intentar dar consuelo a su padre y a sus abuelos tras la cruel doble pérdida que han sufrido. La del bebe llegó casi pegada a la de su madre, muerta por la famosa gripe A, pero sobre todo por falta de atención, de respeto médico cuando fue rechazada reiteradamente en las urgencias de un hospital público, dependiente de la Comunidad de Madrid. El mismo que le daría la vida a su niño, mediante cesárea, para luego quitársela; otra vez, por una mala atención que acabó en muerte tras horas de agonía.

La noticia que ha destacado en todos los medios no debe remitir. Aunque sea cierto que hay pérdidas dramáticas cada día, algunas también evitables, el caso de la familia de Rayan es especialmente injustificable, porque no la impidió ni una alarma sanitaria internacional. La madre padecía gripe A y de ser atendida a tiempo quizás se hubieran salvado ambos, pero no consideraron que un embarazo avanzado con síntomas gripales merecía ser estudiado, provocando riesgo y fatales consecuencias en cadena.

Porque tras su muerte el mal funcionamiento del sistema mató también a su hijo por el error de una enfermera. La justicia dictaminará al respecto, pero además alguien debe hablar de otras responsabilidades, las de gestión y la política. Porque escama que el director del centro sentenciara la actuación de la novata enfermera como negligente, centrando en ella toda culpabilidad. "Negligencia" esa palabra tan repudiada por el corporativismo médico y que ahora parece servir para echar balones fuera.

Si el PP exigió una comparecencia ministerial por la visita de niños a un cuartel donde había soldados afectados por la gripe A, ahora le toca a la Comunidad de Madrid dar explicaciones. Debe quedar claro si lo ocurrido es consecuencia de que ese Hospital, dependiente del gobierno de Esperanza Aguirre, está afectado por un deterioro progresivo, como el de toda la sanidad pública en aquella comunidad, tal y como denuncian algunos colectivos. Por Rayan, por su muerte absurda, esperamos información y medidas.

Periodista

opinion@correoandalucia.es

  • 1