Deportes

Por un puñado de puntos

Jugar bonito y ganar es lo que engancha a la afición al fútbol, pero en situaciones como la de ayer, lo importante eran los tres puntos y se consiguió.

el 27 nov 2011 / 23:44 h.

El zaragocista Lanzaro persigue a Negredo.

A partir de ahí, no se puede pasar por alto la enésima actuación guadianesca de un equipo que ve como su poblado futbolístico se está convirtiendo en feudo de aquellos arbustos -tumbleweed en inglés- que movía el viento en las películas del oeste y que simbolizaban la aridez y el aburrimiento de la zona en cuestión. 

Al Sevilla de ayer no le importó pasar de la esperanza de una más que aceptable primera mitad al acongojamiento y desesperación que insufló en sus aficionados con su mediocre segunda mitad, y ya van unas cuantas. Todo por un puñado de puntos. Ayer se necesitaba, pero aquí no vale todo como en el wild west.

Del Nido dijo hace poco que le sorprendía de Marcelino su sinceridad, y éste le dio la razón con unas declaraciones en las que contó de principio a fin todo lo que la hinchada ve desde la grada o desde el sofá de su casa. Algo casi milagroso en el mundo del fútbol. Y en Zaragoza su equipo se tomó al pie de la letra su rueda de prensa. Tuvo minutos buenos, algunos incluso muy buenos, de un dominio avasallador que recordó tiempos gloriosos y que hizo olvidar penas pasadas. Pero éstas no tardaron en volver en la segunda mitad, justo cuando Negredo se fue con molestias.

El equipo dejó de funcionar como tal, lo que había denunciado el asturiano, y cada uno empezó a hacer la guerra por su cuenta. Se acabó la película bonita. Trochowski y Rakitic no daban un pase digno, Navas se encasillaba en un regate más que visto, a Del Moral sólo le llegaban melones y decidió correr como pollo sin cabeza y Perotti consiguió el más difícil todavía: empeorar sus últimas actuaciones.

Pero no todo puede ser malo el día que se gana después de un mes. Funcionó, y bien, la retaguardia, que no permitió que Varas sufriera como otros días. Navarro fue de los mejores, Coke estuvo digno y Spahic lideró la línea. Mención aparte merece Fazio, que volvió a mostrar que es tan aprovechable como central como lamentable como mediocentro.

  • 1