Local

Por un puñado de rábanos

¿Un huerto para urbanitas? Eso es lo que proponen en Los Seises, una finca que recibe cada semana a decenas de personas deseosas de poner freno al precio de las verduras

el 14 dic 2009 / 18:45 h.

TAGS:

En la Huerta ‘Los Seises’ todo es ecológico.
Tanto quejarse de los pesticidas que impregnan las verduritas del supermercardo y del alto precio de los puerros y las escarolas pero por el momento eso de trabajar la tierra no parece ir con nadie. O casi nadie. Porque, primero en Olivares, y pronto en pleno corazón de la ciudad, la Alameda, un grupo de ciudadanos, comandados por Renato Álvarez, se están organizando para cultivar su huerto y llevárselo a casa.
 
A esta empresa -la de conquistar el corazoncito de agricultor de todo ciudadano urbano- se dedica la Huerta ‘Los Seises', pionera en Andalucía en la agricultura ecológica. Desde hace diez años sus moradores -la familia Álvarez- vienen realizando actividades formativas plasmadas en un curso práctico de larga duración. "La gente es feliz cuando después de haber sudado la tierra se lleva a su casa, en apenas un mes, los primeros rabanitos", dice el profesor, metamorfoseado en agricultor boina, camisa de cuadros y peto mediante.

Y así de sencillo, a partir de unos simples rabanitos que hacen de gancho, ya se han hecho amigos de los aperos de labranza casi dos centenares de personas. "Vienen ingenieros, amas de casa, médicos y, en fin, personas que por sus trabajos están muy alejadas de la naturaleza", dice. El aterrizaje es de todo menos traumático: "Respirar este aire ya relaja y de aquí salen grandes amistades", cuenta Renato sin quitar ojo al crecimiento de unas remolachas rezagadas.

También es importante sentirse pionero, y en Sevilla, Andalucía y España lo son. No existe competencia en esto de las huertas para gente de ciudad, "hay algo en Iberoamérica, pero por aquí a nadie se le ocurrió nada parecido pese a que estoy convencido de que en otras ciudades también sería un éxito", dice.

Sobra decir que hasta la más humilde acelga que brota de esta tierra es cien por cien ecológica. Por eso los afortunados que luego las echan a la olla exprés tienen un aliciente mas para dedicar cada sábado a hundir sus pies en la tierra. "Sólo con las verduras y hortalizas que recogen a lo largo del curso que les damos ya han cubierto casi la totalidad de lo que abonan por estar aquí", confirma Renato.

El desconocimiento es otra de las losas que pesan sobre esta actividad. "La gente ha perdido el contacto con la naturaleza, no saben cómo funciona, cuáles son sus ciclos, qué se puede cultivar y qué no", dice. A 19 kilómetros de Sevilla abre sus puertas cada sábado y lunes esta huerta a disposición de quien quiera aprender y trabajar en ella. Y para los urbanitas irredentos con alergia al campo tambien hay solución: "En enero comenzaremos un curso de horticultura en azoteas". Ya lo sabe, su arriate también puede servirle de frutería.

  • 1