Local

PP e IU exigen la dimisión de Chaves tras el 'timo'

El discurso del Gobierno andaluz y de los socialistas estaba ayer por descubrir, después de su primer roce grave con el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, pero el guión de la oposición era de manual. Foto: Lupe Cejudo.

el 15 sep 2009 / 12:06 h.

TAGS:

M.U. / Redacción Córdoba / Sevilla

El discurso del Gobierno andaluz y de los socialistas estaba ayer por descubrir, después de su primer roce grave con el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, pero el guión de la oposición era de manual. Los discursos de PP e IU discurrieron por el cauce previsible y, como oposición, intentaron sacar el máximo jugo al incumplimiento del Estatuto. Arremetieron contra el "timo" y la "traición" de Chaves y Zapatero a Andalucía. Ambos exigieron la dimisión del presidente de la Junta.

El secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, aprovechó su intervención durante el congreso que los populares celebran en Córdoba para pedir a Chaves que deje la Presidencia de la Junta "por el bien de Andalucía". Calificó el desacuerdo sobre la cifra de la deuda entre Gobierno y Junta de "escándalo político sin precedentes". "Si no sabe, déjelo y si no puede, dimita", espetó Sanz al dirigente socialista. Los populares se afanaron en retratar "un presidente sin fuerza" y aseguraron que si pensaba marcharse dentro de tres años -aludiendo al debate abierto en las filas socialistas sobre la sucesión-, sería mejor que lo hiciera ya.

Horas más tarde la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, acusó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de haber "engañado" a Andalucía al no haberse cuantificado la deuda en los plazos del Estatuto. La líder popular aseguró que no se sabe muy bien si el incumplimiento es algo exclusivo del jefe del Ejecutivo de la nación o un asunto pactado entre los socialistas andaluces y españoles. "Sea lo que sea es un pena tener que recordar que una vez más Zapatero ha engañado a Andalucía", agregó.

"cachondeo político". Igualmente duro fue el tono empleado por Izquierda Unida. Su coordinador regional, Diego Valderas, tachó de "cachondeo político", de "tomadura de pelo" y de "indecencia política" el "fracaso y timo anunciado" de la deuda histórica. Valderas lamentó la "mofa" que supone la prórroga de seis meses acordada entre Junta y Gobierno para cuantificar la Disposición Segunda del Estatuto. Sobre todo, añadió, porque se mostró convencido de que Andalucía es una "mini-deuda histórica".

El dirigente de IU solicitó a Chaves que "se ponga a la altura de Rafael Escuredo" y que "no doble la rodilla". La negociación final entre ambos ejecutivos se ha hecho "tarde, mal y con debilidad". Por eso, Valderas aseguró que alguien tiene que dimitir.

La réplica del PSOE se centró en el líder del PP-A, Javier Arenas. El vicesecretario general de los socialistas andaluces, Luis Pizarro, aseguró que a Arenas "le importa un pimiento la deuda" y tachó su valoración de "sobreactuación y demagogia". Lamentó que trate de "poner cara de solemne y de líder preocupado por Andalucía" y le recordó que "lo podría haber hecho cuando fue ministro de Aznar". Pizarro recriminó a Arenas que "enterrara" la deuda en 1996, después de que se hubiera desbloqueado el conflicto con el anterior gobierno socialista de Felipe González. El vicepresidente del Gobierno, Gaspar Zarrías, recordó que Arenas "fue durante ocho años vicepresidente del Gobierno, ministro en varias carteras y responsable del PP, y no movió un dedo para que Andalucía recibiera la deuda".

  • 1