Local

PP y PSOE se echan en cara el caso de los ERE durante el debate sobre la reforma laboral

el 08 mar 2012 / 11:17 h.

TAGS:

El Gobierno y el PSOE aprovecharon el debate parlamentario de la  reforma laboral para echarse en cara en el Pleno del Congreso las  polémicas de los los expedientes de regulación de empleo (ERE ) en  Andalucía y de las palabras del ministro de Justicia, Alberto  Ruiz-Gallardón, acerca de la "violencia estructural" que  supuestamente conduce a las mujeres a abortar.

En una de sus intervenciones, la ministra de Empleo, Fátima Báñez,  empezó sacando a relucir el escándalo de los EREs andaluces,  precisamente cuando arranca la campaña electoral. "Vergüenza les  debería dar que unos compañeros suyos en Andalucía, con el dinero del  desempleo y las prestaciones sociales, pongan en riesgo los fondos de  solidaridad", aseguró, dirigiéndose a los escaños del PSOE.  

Por su parte, la portavoz del Grupo del PSOE en el Congreso,  Soraya Rodríguez, aprovechó para reprochar a Báñez y al Gobierno las  declaraciones de Gallardón, en las que defendía que la presión social  obliga a muchas mujeres a abortar, unas palabras que, a su juicio, no  "sólo descalifican a su autor", sino también a todos los que las  aplaudieron "con entusiasmo".  

"*Cómo se puede decir que se protege el derecho a la maternidad  cuando esta reforma limita el derecho de lactancia?", se ha  preguntado, asegurando sentir "vergüenza" de que Gallardón se dedique  a lanzar proclamas ideológicas "vacías".  

"CON LAS MUJERES, LOS DEL PP SON LOS DE SIEMPRE"  


Soraya Rodríguez avisó al Gobierno de que las mujeres trabajadoras  no necesitan la protección del PP, que en su opinión sólo quiere  "tutelarlas". Es más, cree que este 8 de marzo, Día de la Mujer  Trabajadora, las féminas de este país no tienen "nada que celebrar",  sino que lo que tienen que hacer es "defenderse de nuevo". "Con la  derecha, las mujeres siempre estamos bajo amenaza, bajo riesgo de  retroceso -proclamó-. Porque ustedes, los de entonces, los de  siempre, cuando hablamos de las mujeres siguen siendo los mismos".

Las palabras de Soraya Rodríguez cosecharon por igual  entusiasmados aplausos de sus compañeros de partido y acaloradas  protestas de la bancada 'popular', reacciones que se han sucedido a  lo largo del debate. De hecho, el presidente del Congreso, Jesús  Posada, tuvo que rogar a sus señorías que guardaran silencio para  poder escuchar a las oradoras.

Posada admitió que se trataba de un debate "muy vivo" y que por  esa misma razón se hacía más necesario que nunca que "todo el mundo"  escuchara los argumentos que de uno y otro lado se estaban dando "por  el bien de todos".

  • 1