Local

Prácticamente un siglo

Hace pocos días que ha visto la luz un libro en el que Juan Antonio Guerrero y José Clemente cuentan las relaciones entre Sevilla y la aviación que son prácticamente centenarias; aunque ya nos hayamos olvidado de la Hispano y aún no nos creamos el A400M lo cierto es que el próximo año...

el 16 sep 2009 / 04:01 h.

Hace pocos días que ha visto la luz un libro en el que Juan Antonio Guerrero y José Clemente cuentan las relaciones entre Sevilla y la aviación que son prácticamente centenarias; aunque ya nos hayamos olvidado de la Hispano y aún no nos creamos el A400M lo cierto es que el próximo año se cumplirá un siglo de la visión memorable de los aeroplanos en estos cielos: anunciaba la Semana de la Aviación nada más y nada menos que el cartel de la Feria de Abril de 1910, de Miguel Gutiérrez Cabrera.

A partir de ahí no transcurriría un solo año sin que en Sevilla tuviera lugar algún acontecimiento relacionado con el arte de volar. Los grandes vuelos internacionales e intercontinentales españoles tuvieron a la Giralda como espectadora de excepción y, desde hace tres cuartos de siglo hasta la fecha, Sevilla fue fabricante de aparatos.

Pero, independientemente de todo ello, aquellos hechos aéreos tan lejanos demuestran una cosa: que en esta ciudad, a principios del siglo XX, existía un horizonte de modernidad enraizada en lo propio, capaz de combinar tradición e innovación; eso es lo que exhibía precisamente aquel cartel de las fiestas de primavera.

Las causas por las que la cultura sevillana que se practica en la calle y se proyecta al exterior se fue achatando hasta aterrizar en la unidimensionalidad a la que hemos llegado deberían ser el objeto de un estudio meditado y voluminoso y una ocasión de emprenderlo podría estar en este centenario que se avecina y para el que -por ahora- no parece que existan demasiados preparativos. Tablada, el hipódromo que pasó a ser aeródromo en aras de aquella síntesis entre el campo y la ciencia, es pura arqueología. En el jardín del antiguo Pabellón de Oficiales duermen el sueño de los justos los azulejos que cantan las hazañas de héroes olvidados.

Antonio Zoido es escritor e historiador.

  • 1