martes, 23 abril 2019
17:51
, última actualización
Local

Premio a la paciencia feriante

Antonio Gómez, jubilado, es el presidente de una de las peñas agraciadas con una caseta

el 25 feb 2011 / 20:12 h.

TAGS:

Antonio Gómez, junto a su nieto, es el presidente de la nueva caseta Por la amistad.

Casi con la misma alegría con la que las parejas disfrutan de su futuro pisito cuando lo ven sobre plano. Así se sienten ahora al pasear por Los Remedios los agraciados con la adjudicación de una de las 15 casetas de la Feria de Abril que este año han quedado libres al no renovar los antiguos titulares sus derechos sobre las mismas. Veintidós años de paciencia y de constancia han tenido al fin su justo premio para el grupo de amigos de la asociación Por la amistad, creada en el año 1989 por el hoy presidente, Antonio Gómez Barranco, y sus cuatro hermanos con el único objeto de "tener más posibilidades de alcanzar la ansiada caseta".

Ayer mismo, Antonio abonaba religiosamente los 1.170 euros de tasas que convierten a los 14 socios de la peña que preside en los nuevos titulares de la caseta de un módulo ubicada en el 112 de Gitanillo de Triana. "El sitio nos ha gustado bastante porque la mayoría de los socios somos de la zona de Triana y es entrar en la Feria y encontrarte con la caseta".

El de este grupo de amigos, la mayoría jubilados, ha sido una recompensa a la perseverancia, en especial de Antonio que, año tras año, cuando llegaba diciembre, encaminaba sus pasos hacia la oficina municipal de la calle Pajaritos para renovar la solicitud de su caseta. Nunca acudía con grandes esperanzas. "Estoy seguro de que siempre ha habido maniobras oscuras en la adjudicación de las casetas. Siempre ha sido un tema tabú, estuviera el partido que estuviera". Pero fue a partir de 2004 cuando empezó a presentir que ese viejo anhelo quizás estuviera cerca. "Fue a raíz de que la prensa se interesara seriamente por el tema y empezaran a salir publicadas las listas de espera de los solicitantes". En esa época incluso recibió un intento de soborno de un particular dispuesto a comprarle su privilegiada posición en la lista de espera, "cosa que ni lo pensamos".

La adjudicación de una de las 1.047 codiciadas casetas que se levantan sobre el albero de Los Remedios en la Feria de Abril nunca llega tarde, aunque Antonio reconoce que la satisfacción que le ha producido la noticia "no es la misma" que la ilusión que les empujó a solicitarla hace 22 años "cuando íbamos al Real de la Feria con hijos pequeños".

"Ahora -concluye- muchos de nosotros tenemos hasta nietos, lo cual no es lo mismo. Serán mis hijos y los hijos de mis compañeros los que la disfrutarán en toda plenitud". Como profanos en la materia, aún no han pensado en cómo adornarán la pañoleta de su nueva casa de lonas rayadas. "Nos tendremos que reunir y supongo que encargaremos a una empresa el montaje íntegro de la caseta y la adjudicación del ambigú".

Otro de los agraciados con el premio gordo de Fiestas Mayores esta semana ha sido Santiago Arenado y su grupo de amigos, todos ellos miembros de la peña Los de la esquina. Fue en el año 1989 cuando este grupo de amigos a los que les une su fidelidad a la esquina del bar La Canasta, en Los Remedios, solicitó por vez primera una caseta de Feria. "Por entonces tendríamos 24 o 25 años, ahora algunos peinamos canas".

Santiago Arenado, al que muchos conocerán por su faceta como actual hermano mayor de La Paz, es un socio más de esta peña de amigos que preside Jorge de Lemus. "Casi todos trabajamos en su día como camareros del bar La Canasta, incluso uno de nosotros era el dueño del bar".
Veintidós años después de que una misma ilusión les uniera en torno a la Feria de Abril, este grupo de amigos sigue viéndose una vez al mes para "mantener el espíritu de la pandilla".

Después de aquellos años mozos, sus destinos se separaron y cada uno se forjó su propio currículo laboral y familiar, acudiendo a la Feria "cada uno por su cuenta" a las casetas de familiares y amistades. Los años tampoco han pasado en balde: "En realidad los que van a disfrutar de la caseta son nuestros hijos", asegura Arenado. Casi un cuarto de siglo después, Los de la esquina del bar La Canasta revivirán de nuevo el espíritu de la pandilla bajo las lonas rayadas de su caseta de Feria.

  • 1