lunes, 22 abril 2019
12:43
, última actualización
Cultura

Premios para Antonio Zamorano, Saray de los Reyes y Tamara Aguilera

Final del Certamen de la Federación de Peñas en el Teatro Alameda

el 28 feb 2010 / 20:32 h.

-->--> -->

La noche del pasado sábado tuvo lugar en el Teatro Alameda de Sevilla, con un lleno hasta la lámpara, la final del I Certamen Provincial de Jóvenes Flamencos, cuyos ganadores fueron Tamara Aguilera, de la Puebla del Río, en la especialidad de cante; Antonio J. Antonio Zamorano, de Morón de la Frontera -nieto del guitarrista Paco del Gastor-, en la de guitarra; y Saray de los Reyes -hija del bailaor sevillano Juanito de los Reyes-, en la de baile.

Aunque el público aceptó con educación el resultado, los más entendidos no se mostraron de acuerdo con el jurado, sobre todo en los premios de baile y guitarra. En el cante, en cambio, el resultado gustó a todos porque Tamara Aguilera fue muy superior a Vanesa González, de El Viso del Alcor.

No hubo buen nivel de calidad y esto es algo preocupante, porque se podían presentar a este certamen jóvenes de hasta veinticinco años de edad. Es extraño que no se hayan presentado nuevos valores con más proyección artística, porque es el único concurso de España que promociona a los ganadores. De hecho, el premio para cada especialidad consiste en darles una serie de recitales a los ganadores, además de una pequeña cantidad de dinero para los gastos.

El premio más delicado de dar fue el de guitarra. Lo ganó Antonio J. Zamorano, el nieto de Paco del Gastor, con una bulería en concierto al aire de su abuelo y una soleá acompañando al cantaor de Arahal Jesús Carrillo. Nervioso -quizá por ser el primero en salir-, estuvo por debajo de sus posibilidades, sobre todo en la faceta de acompañamiento.

Su competidor, el joven japonés Kentaro Tokunara, ejecutó unas alegrías estupendas y acompañó de forma regular a Natalia Marín en unas bulerías. Suponemos que el jurado valoró más la escuela del moronero y su indudable proyección. El japonés hubiera sido también un justo ganador, pero en los concursos manda el criterio del jurado. En la faceta del baile ocurrió algo parecido. Saray de los Reyes, la ganadora, es temperamental y bailó mucho para el público. Su rival esa noche, Israel Moreno, llevó una buena soleá y estuvo mucho mejor.

Lo importante es que estos jóvenes fueron todos muy preparados, dentro del escaso nivel técnico, y que el teatro se llenó.

  • 1