Local

Presos amotinados en una cárcel brasileña liberan a dos de los cinco rehenes

el 09 nov 2010 / 16:10 h.

TAGS:

Dos de los cinco guardias carcelarios que eran mantenidos como rehenes desde el lunes en un presidio de la ciudad brasileña de Sao Luis fueron liberados hoy por los responsables del motín que ha dejado al menos diez muertos, informaron fuentes oficiales.

La liberación de los dos guardias que ya estaban con su salud debilitada fue uno de los resultados de las negociaciones reiniciadas en la mañana de este martes en las que media un pastor evangélico y un juez, según la secretaría regional de Seguridad de Maranhao.

Los amotinados en una de las unidades del Complejo Penitenciario Pedrinhas de Sao Luis, la capital del estado amazónico de Maranhao (norte de Brasil), también permitieron la retirada del cuerpo de otro de los presos asesinados, con lo que se elevó a diez el número confirmado de víctimas.

Los líderes de la rebelión ya habían autorizado en la noche del lunes la retirada de nueve cadáveres, tres de los cuales estaban decapitados.

El número de víctimas puede ser mayor ya que, según un juez citado hoy por la edición en internet del diario O Imparcial de San Luis, otros dos cuerpos permanecen en un local del presidio al que hasta ahora no han tenido acceso los negociadores ni la policía.

Algunos de los guardias que estaban en el presidio cuando se inició el motín aseguraron haber contabilizado por lo menos 14 presos asesinados, pero esa cifra no ha sido confirmada por ninguna autoridad.

Los presos asesinados al parecer fueron víctimas de ajustes de cuentas entre bandas rivales de internos.

Además, un funcionario de prisiones, herido de bala en una pierna y en la espalda, fue evacuado y hospitalizado en la noche del lunes.

Los amotinados tomaron en la mañana del lunes el control de una de las unidades del Complejo Penitenciario de Pedrinhas en la que están hacinados 200 reclusos tras rendir y arrebatarle el arma al funcionario que fue herido.

La rebelión se extendió hoy a otra de las unidades, en donde se registró un tiroteo en la mañana de este martes entre presos y policías.

Los presos rechazaron inicialmente los intentos de negociación emprendidos por la Policía Militarizada de Maranhao, que mantiene cercado el presidio,  por lo que la gobernadora del estado, Roseana Sarney, pidió ayuda al ministro de Justicia, Luiz Paulo Barreto.

Los amotinados aceptaron las negociaciones con la llegada del pastor evangélico Marcos Pereira y el juez Marcelo Lobao, que transmitieron la promesa de la dirección del presidio de promover mejoras en el abastecimiento de agua y en la calidad de la alimentación.

Los presos, que inicialmente no tenían reivindicaciones ya que su objetivo supuestamente era huir, lo que fue frustrado por los guardias, exigen la separación de internos que pertenecen a grupos rivales, la aceleración de los procesos judiciales y mejoras en la alimentación.

Pedrinhas es el mayor centro penitenciario de Maranhao y está integrado por seis unidades que cuentan con capacidad para unos 2.000 presos, pero en las que están internados cerca de 4.000 reclusos, según admite el propio gobierno regional.

  • 1