Economía

Primer pulso sindical a Zapatero

Convocadas movilizaciones en toda España contra la reforma de las pensiones, que en Andalucía se desarrollarán el próximo día 24.

el 12 feb 2010 / 12:55 h.

Méndez y Toxo, ayer, en rueda de prensa en Madrid.

9 de octubre pasado. Dure lo que dure la crisis, "el sindicato no convocará huelga general. No está en nuestro calendario, pues en tanto se mantenga esta difícil situación, flaco favor haríamos si sacáramos a la gente a la calle". Son palabras de Ignacio Fernández Toxo, líder de CCOO.

Tres meses después. Aunque la huelga no se ha convocado -Francisco Carbonero, el secretario general de CCOO en Andalucía, dice que nunca se ha descartado-, las relaciones entre sindicatos y Gobierno se han deteriorado ante los planes del Ejecutivo de reformar el sistema de pensiones hasta el punto de que habrá movilización el próximo día 23 contra José Luis Rodríguez Zapatero. Manuel Pastrana, secretario general de UGT en Andalucía, resume el estado de ánimos. "Leña al mono" porque, aclaró, ahora "sí" hay recorte en los derechos sociales.

De hecho, las centrales sindicales prevén un escenario de manifestaciones "multitudinarias" contra la reforma de las pensiones a partir del día 23, cuando se iniciarán las grandes movilizaciones en las principales ciudades españolas: Madrid, Barcelona y Valencia.

Así lo anunciaron ayer Toxo y el secretario general de UGT, Cándido Méndez, tras señalar que el Gobierno central ha cometido un "inmenso error" al proponer aumentar la edad de jubilación a los 67 años y un cambio en las prestaciones sin culminar primero el Acuerdo de Pensiones de 2006.

Méndez dijo que ese acuerdo, aún vigente, es el único firmado por patronales, sindicatos y Gobierno y que ha tenido el respaldo de los integrantes del Pacto de Toledo, mientras que Toxo precisó que la iniciativa de prolongar la vida laboral "genera alarma y es temeraria".
Para Toxo, el plan del Gobierno genera "incertidumbre" hacia los mercados financieros, tras indicar que "el modelo de Seguridad Social en España es quizás el sistema más solvente que tiene el país".

Los dos dirigentes sindicales coincidieron en que la reforma es regresiva, insolidaria, equivocada e imprudente, al alargar los años de cotización del trabajador, carga los recortes sobre los futuros pensionistas y se centra en el gasto de la Seguridad Social y no en los ingresos.

Precisó que existen alternativas que están en la fiscalidad y no en la Seguridad Social y que España necesita una reforma fiscal "potente" contra el fraude fiscal, que reduzca la evasión de los impuestos y el peso de la economía sumergida.

No obstante, el líder de CCOO dejó claro que no se plantea ningún "acto [de movilización] desproporcionado", y sostuvo que no existe "por ningún sitio" la petición de plantear una huelga general.

Por su parte, Méndez dijo que las manifestaciones están "llenas de razón", y se mostró convencido de que habrá "un clamor casi unánime" de la sociedad española para exigir la reconsideración del plan del Ejecutivo.

"LEÑA". Contundencia andaluza. El 24 de febrero en todas las provincias habrá protestas, pues los sindicatos estiman que su opinión es fundamental porque son "los representantes de los dueños del sistema" y la Seguridad Social, indican, "pertenece a los trabajadores".

Francisco Carbonero y Manuel Pastrana quisieron matizar que no se oponen a que, de forma periódica, se hagan ajustes en el sistema de pensiones para asegurar su viabilidad, si bien sostuvieron que éste ni es el momento ni una medida anticrisis.

Carbonero señaló que los sindicatos defenderán "con contundencia" las pensiones, ya que es el mejor convenio que han firmado los sindicatos y la "columna vertebral del Estado del Bienestar".

REACCIONES. Mientras, María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno, insistió ayer en que la reforma se debatirá en el marco legal previsto, que es el Pacto de Toledo, y será entonces cuando "sabremos la decisión final".

En referencia a las movilizaciones sindicales, opinó que los ciudadanos tienen derecho a elegir "el modo y la forma" en que quieren expresar sus posiciones.

Desde las filas socialistas, el lehendakari del País Vasco, Patxi López, señaló que el retraso de la edad de jubilación "no nos gusta", aunque recordó que "hay muchos países que lo tienen".

Por su parte, Izquierda Unida denunció que el PSOE había comenzado a negociar la reforma con PP y CiU "al margen del Pacto de Toledo".

La CEOE quiere un despido de 20 días

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, abogó ayer por contratos que contemplen 20 o 22 días de indemnización por despido, en línea con la media europea, para que los empresarios "se animen" a contratar.

En una entrevista en la cadena SER, señaló que el contrato de fomento del indefinido (indemnización por despido de 33 días, frente a los 45 del indefinido ordinario) y que se incluye en la reforma laboral propuesta por el Gobierno, "no ha funcionado" porque está restringido a determinados colectivos.

Díaz Ferrán reiteró que la patronal nunca ha pedido el despido libre, sino acuerdos de "entrada y salida del mercado de trabajo". Dijo que en 2009 cada mes se crearon un millón de puestos de trabajo, pero se destruía otro millón.

Por ello la patronal quiere que no haya "dualidad" ni contratos temporales que son "dañinos" para empresarios y trabajadores.

  • 1