Local

Primera condena a muerte en Irán por las protestas tras las elecciones

El juez acusa a Ali Zamani de participar en una asociación "terrorista" pro-monárquica.

el 08 oct 2009 / 19:49 h.

TAGS:

Imagen de uno de los juicios que se celebró contra la oposición iraní.

Un tribunal iraní dictaminó ayer la primera condena a muerte contra uno de los manifestantes que participó en las manifestaciones posteriores a las elecciones del pasado mes de junio, que cargaban contra el régimen del presidente Ahmadineyad.

La web Mowjcamp.com anunció ayer que el opositor Mohamad Reza Ali Zamani, al que asocia con un grupo pro-monárquico involucrado en las manifestaciones que tuvieron lugar en Teherán tras las elecciones presidenciales, fue trasladado el lunes "del pabellón 209 de la prisión de Evin al Tribunal Revolucionario número 15, donde se le comunicó el veredicto de ejecución".

La agencia semioficial de noticias Mehr indicó en agosto que Ali Zamani estaba acusado de combatir contra la élite islámica en el poder y de participar activamente en una asociación monárquica "terrorista". Ali Zamani es uno de los más de 100 opositores, entre los que había altos funcionarios reformistas, que fueron acusados de fomentar la agitación callejera en unos juicios multitudinarios celebrados en agosto. La web Mowjcamp.com aseguró que el condenado a muerte hizo "amplias confesiones" durante un proceso que varios políticos reformistas calificaron de "exhibicionista".

Según informó El Mundo en su página web, el ex presidente Mohamad Jatami, que apoyó al líder opositor Mir Husein Musaví en los comicios, dijo que las confesiones hechas en los juicios fueron obtenidas en "condiciones extraordinarias" y que, por tanto, no son válidas. Los reformistas consideraron los procesos como un intento de las autoridades de erradicar a la oposición moderada. Desde que se produjeron las manifestaciones contra el régimen de Ahmadineyad se han producido miles de detenciones. De los 4.000 arrestados, quedan dos centenares en prisión o sometidos a juicio, según cifras oficiales. La presión contra los opositores continúa y a las revelaciones de malos tratos y torturas hay que añadir fianzas millonarias y nuevas detenciones, que afectan tanto al círculo más próximo de los líderes opositores como a estudiantes, abogados, periodistas o activistas defensores de los derechos humanos.

Hasta el momento no se han hecho públicos más informes sobre otras sentencias a muerte contra personas que participaron en las manifestaciones a favor del candidato reformista Mir-Hosein Musaví. Según la ley iraní, estas sentencias pueden ser apeladas ante un tribunal superior.

Crisis interna. Las últimas elecciones legislativas sumieron a Irán en su mayor crisis interna desde la revolución de 1979 y las autoridades conservadoras definieron las manifestaciones como un intento de acabar con el régimen islámico y denunciaron injerencias extranjeras.

Por su parte, la oposición sostuvo que más de 70 personas murieron en las protestas contra el presidente Ahmadineyad, más del doble de lo que admitió el Gobierno del país.

  • 1