Deportes

Primeras palizas en Montecastillo

La plantilla del Betis vivió ayer su primera jornada íntegra en Montecastillo. En un escenario tan habitual para los futbolistas, nada cambia excepto lo fundamental: el equipo ya no está en Primera. Por lo demás, la rutina es la misma y los mensajes, previsibles. "Hay que mirar al futuro, a que el Betis esté en Primera", dijo ayer Capi.

el 16 sep 2009 / 05:47 h.

La plantilla del Betis vivió ayer su primera jornada íntegra en Montecastillo. En un escenario tan habitual para los futbolistas, nada cambia excepto lo fundamental: el equipo ya no está en Primera. Por lo demás, la rutina es la misma y los mensajes, previsibles. "Hay que mirar al futuro, a que el Betis esté en Primera", dijo ayer Capi.

La paliza de casi dos horas que Antonio Tapia tenía preparada para sus futbolistas nada más llegar a Montecastillo, el martes por la tarde, y el exigente trabajo físico de ese mismo día por la mañana en la ciudad deportiva hicieron que el técnico cordobés variase el plan del primer día entero en Montecastillo. Las tres sesiones originales se redujeron a dos, pero la intensidad no sufrió menoscabo alguno. En horario matutino, casi dos horas entre un circuito físico en el gimnasio y un rato de carrera continua. Y al atardecer, una hora y media de sesión táctica. En esta tierra jerezana que el Betis conoce tan bien, la rutina es la misma de todos los años: la misma cocina, los mismos compañeros, la misma bajada hacia el mismo campo de entrenamiento bordeando el mismo campo de golf, las mismas avispas, las mismas agujetas del primer día... Casi nada es nuevo, si acaso el entrenador y los cuatro fichajes, que no es poco. Y, sobre todo, la meta de fondo. Este año ya nadie habla de sumar 43 puntos. Este año el objetivo tiene otra palabra: ascenso.

"Ya conocemos esto y nos gusta hacer la pretemporada aquí. Lo único que ha cambiado es que venimos con un objetivo distinto, pero la gente tiene muchas ganas", resumió ayer Capi, el primero de los cuatro profesionales que comparecerán ante la prensa en los nueve días de estancia en Montecastillo. "Costar, cuesta. Por el equipo que había y por los años que llevábamos en Primera, este palo ha sido bastante gordo y cuesta asimilarlo, pero hay que hacerlo lo antes posible porque el pasado es el pasado y hay que mirar al futuro, que debe ser que el Betis esté en Primera. Ahora debemos ser realistas y saber que estamos en Segunda. Cuanto antes lo hagamos, antes nos adaptaremos a la categoría", añadió el canterano.

En cuanto a Antonio Tapia, Capi ya ha extraído una primera conclusión de su mensaje: el grupo es lo primero. "Líderes tenemos que ser todos. Lo más importante es el grupo, y por lo que nos está diciendo el míster, el grupo debe ser fuerte. No quiere que haya individualidades. Si estamos unidos como equipo, no hará falta ningún líder". Eso sí, después de tantos años en el equipo, el brazalete de capitán por fin atrae un poco a quien precisamente se apellida así, Capitán. "Sería un orgullo. Jugar en el Betis y ser su capitán es lo máximo. Qué mejor que ser bético y ser capitán", confesó. Años atrás, Capi admitía que esa responsabilidad no iba con él. La situación, ahora, es distinta. Otro de los pocos cambios que hay en este Betis de Segunda en Jerez.

  • 1