sábado, 15 diciembre 2018
00:19
, última actualización
Local

Primero los de casa

el 08 may 2012 / 13:01 h.

TAGS:

Primero los de casa. Con ese argumento el representante popular en el Parlamento vasco defendió la limitación de la asistencia sanitaria a cualquier persona que resida en el País Vasco. Casi al mismo tiempo, el PP catalán, a propuesta del xenófobo alcalde de Badalona, aprueba por unanimidad la limitación de derechos sociales a extranjeros en territorio catalán. Atrás han quedado los tiempos en los que la derecha renunciaba a sus orígenes y clamaba a los cuatro vientos su vocación centrista y social. Ahora parece que no, la derecha que hoy nos gobierna o hace oposición en los parlamentos autonómicos no se tapa a la hora de hacer política xenófoba o ultranacional, hasta el punto de que a imagen y semejanza de los regímenes totalitarios llega a mantener que muchos de nuestros males vienen provocados por "los de fuera" por el hecho de serlos.

Una inmigrante afectada por los recortes de la asistencia sanitaria resumía la situación: "nos limitan el derecho no por cuestiones económicas, quieren que nos vayamos". Y esa dureza y falta de sensibilidad social es hoy bandera de PP en todo el Estado. Tan sólo ha hecho falta que la crisis incremente el desempleo y el déficit para ver la auténtica cara de la derecha xenófoba y ultraespañolista, desestructurando la sociedad y agitando sin pudor una auténtica bomba social, cuyas consecuencias son imprevisibles.

Frente a ese modelo, Andalucía y el País Vasco han plantado cara recurriendo al Constitucional los recortes sanitarios del gobierno del PP, sobre la base de que sus Estatutos establecen el derecho universal a la sanidad, lo que incluso ha llegado a generar titulares incendiarios en la prensa conservadora, tan escueta y sumisa cuando los recursos son de Madrid hacia Andalucía.

Plantear recursos de inconstitucionalidad cuando las competencias autónomas son invadidas por el Estado cobra carta de legitimidad per sé, pero aún más cuando los representantes políticos de esas comunidades deciden que "su casa" no entiende de razas, nacimientos, sexos o religiones, sino de personas e igualdad de derechos y no entienden que se niegue la sanidad por cuestiones económicas o de nacimiento. La lealtad institucional no puede derivar en una sumisión a las imposiciones ideológicas del PP que, invadiendo las competencias autonómicas, defiende políticas de tinte xenófobo, por mucho que la gran derecha quiera.
Primero los de casa. ¡Qué hubiéramos oído si esa frase la dice otro partido vasco que no fuera precisamente el PP!.

  • 1