Local

Primeros pasos para preparar la ciudad ante el riesgo de inundaciones

Al igual que ya han hecho Sevilla o Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra planea instalar un tanque de tormentas que recoja la lluvia y evite las inundaciones, con el objetivo de que no se repita la tragedia del pasado mes de octubre.

el 15 sep 2009 / 07:02 h.

TAGS:

Al igual que ya han hecho Sevilla o Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra planea instalar un tanque de tormentas que recoja la lluvia y evite las inundaciones, con el objetivo de que no se repita la tragedia del pasado mes de octubre y ya se han dado los primeros pasos con un estudio del alcantarillado de la ciudad.

Se trata de uno de los compromisos adquiridos por el alcalde de la ciudad, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE); el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE); y la Empresa Metropolitana de Aguas de Sevilla Emasesa tras las inundaciones que costaron la vida a dos vecinas. Todos ellos se comprometieron a emprender acciones para garantizar que no haya más inundaciones. Emasesa, por su parte, aprobó una inversión de cinco millones de euros para acometer actuaciones que ayuden a paliar los efectos de las fuertes lluvias.

Esta solución vendrá de la mano de dos importantes proyectos. Por una parte, un estudio detallado para determinar las necesidades de las escorrentías de aguas en la zona centro y, por otra, la instalación de un tanque de tormentas que se ubicará junto a la zona de juegos del Parque Centro de la ciudad.

Luz verde . Ayer, la comisión ejecutiva de Emasesa aprobó la realización de un estudio de evacuación de aguas a través del cual se analizarán y se tomarán las medidas necesarias para canalizar las aguas de lluvia directamente hacia la red urbana de abastecimiento, evitando el colapso del alcantarillado. Emasesa adjudicó el estudio a la empresa Inserco Ingenieros por un importe de 86.000 euros.

Este estudio, que se hará en cuatro meses, ayudará a facilitar el cauce de las aguas de lluvia impidiendo que, en caso de grandes cantidades de agua, se colapsen las alcantarillas de la zona centro, lugar hacia donde se dirige la mayor parte del agua procedente de las zonas más altas.

La otra solución puesta en marcha por el Ayuntamiento alcalareño es la creación de un tanque de tormentas para evitar que las aguas de lluvia de la zona norte lleguen de golpe al centro, como ocurrió la fatídica noche del 2 de octubre. El proyecto del tanque de tormentas, que también se ubicará en el Parque Centro, se está redactando y los técnicos municipales de Urbanismo proyectan licitar las obras durante este mismo verano.

El funcionamiento del tanque de tormentas permitirá regular la llegada de aguas pluviales de la zona norte, especialmente de Pablo VI para evitar así que las aguas se acumulen y pasen al casco histórico.

El tanque de tormentas tiene una gran versatilidad porque permite recoger las aguas y, o bien almacenarlas, o bien devolverlas a la red. Este mismo sistema se ha llevado con anterioridad a otras ciudades de todo el país -recientemente Dos Hermanas y Sevilla- con muy buenos resultados ante las inundaciones..

  • 1