Economía

Prisas en Cajasol pero con apoyos atados

el 15 nov 2010 / 12:40 h.

Antonio Pulido y Antonio Ávila, ayer en la Consejería andaluza de Economía.

45 minutos "cordiales y positivos" bastaron ayer al presidente de Cajasol, Antonio Pulido, para detallar al consejero andaluz de Economía, Antonio Ávila, la entrada de la entidad sevillana en Banca Cívica, el Sistema Institucional de Protección (SIP o fusión fría) que aglutina a Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos. En el día de hoy lo hará también al consejo de administración, que se celebrará en Guadalajara, al que pedirá autorización para completar las negociaciones de una integración ya suficientemente cocinada y para la que hay prisas.

Tantas que, en poco más de un mes, la caja de ahorros deberá celebrar un nuevo consejo para que refrende el protocolo de integración y, además, una asamblea general que apruebe o no el acuerdo, explican fuentes financieras, que señalan que los plazos están "ajustados". ¿Por qué? El Banco de España apremia, puesto que el 31 de diciembre próximo expiran las ayudas del FROB (el fondo de rescate de la banca española) y el supervisor quiere al menos con diez días de antelación los papeles de las cajas que acudan a él (tras la incorporación de Cajasol, Banca Cívica solicitará 1.100 millones de euros).

Pulido tiene hoy amarrado el sí. A favor votarán los miembros de procedencia del PSOE y del PP, que sobran para la mayoría que se exige. CCOO se abstendrá. UGT no ha revelado el sentido del voto. Eso sí, nadie obstaculizará la operación, de ahí que el visto bueno también se palpa en la asamblea general, donde se requiere mayoría cualificada de dos tercios. El apoyo de la Junta de Andalucía, necesario al ser la administración bajo cuya tutela están las cajas con sede social en la comunidad, también se espera.

De hecho, han sido frenéticas las últimas jornadas para buscar respaldos, tanto que hasta UGT, muy beligerante al principio y con un no rotundo, ha moderado su discurso y quiere ver el proyecto de integración y las garantías laborales para el excedente de trabajadores, 500 que se irían con prejubilaciones, y para las personas que se quedan.

Ávila apuntó que la decisión de la caja llega tras un "proceso de reflexión sobre la necesidad de integración". Negó que vaya a actuar como mero sancionador de una decisión ya adoptada por Cajasol, y sí con el papel político de orientador y ejerciendo su competencia de aprobación.

  • 1