Prisión sin fianza para el acusado de matar a su expareja

El juez también suspende el régimen de visitas y  la patria potestad de la hija menor de ambos

el 29 dic 2011 / 20:36 h.

La puerta de la casa no estaba forzada y fue el propio agresor quien abrió a la Policía.

El juez de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Marchena (Sevilla), competente en materia de violencia de género, ordenó ayer el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin  fianza,  por un delito de asesinato para F.F.G., el hombre de 35 años detenido el martes por el presunto crimen de su expareja, I.D.R., de 28 años, en Marchena.  


El juez le imputa a este hombre un delito de asesinato, otro de tentativa de homicidio –ya que también hirió a la actual pareja de la víctima– y un delito de quebrantamiento de condena. La víctima denunció en varias ocasiones al agresor y la última vez, el pasado junio, el juez le impuso una orden de alejamiento y la prohibición de comunicarse con ella durante 12 meses, medidas ambas comunicadas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y cuya ejecutoria fue tramitado por el juzgado de lo penal número 6 de Sevilla, según informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).


En el auto de prisión, el juez también ha acordado la suspensión del régimen de visitas y del ejercicio de la patria potestad de la hija de 3 años que tenían en común agresor y víctima y ante la que perpetró el crimen.  


La víctima recibió “varias” puñaladas con un cuchillo de cocina a manos supuestamente de su expareja sentimental, que fue detenida sin oponer resistencia en la misma vivienda donde tuvieron lugar los hechos.


Fue a las 21.00 horas cuando se recibió la llamada de un vecino del municipio alertando de los hechos. El agresor llevó a la niña a una de ellas y le comunicó lo que había hecho, al igual que a un hermano, que fue quien acompañó al piso a los agentes de la Guardia Civil desplazados hasta el lugar. Una vez allí, fue el propio agresor el que, “ensangrentado”, abrió la puerta –que no estaba forzada– a los agentes, que encontraron a la mujer muerta y a su actual pareja, con la que no convivía pero que se encontraba allí, herida, por lo que fue trasladado al hospital de Osuna aunque recibió el alta a las pocas horas.  


La consejera para la Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, rehusó ayer cuestionar el efecto de las medidas judiciales de protección ya que en este caso concreto ambos pudieron quebrantar la orden de alejamiento, según el entorno de la víctima.  Navarro defendió que en Andalucía existen 1.800 recursos de todo tipo contra la violencia de género y que “van a seguir funcionando con el mismo número de personas”. Por ello, pidió que aunque “se abran todas las reflexiones que hagan falta”, también se tenga en cuenta que la Ley “ha dado sus frutos”.


“No me voy a cerrar nunca en poner en marcha medidas nuevas, pero no voy a devaluar las medidas que hay, en función de que un día haya habido una circunstancia que, a lo mejor, cuando se analice detenidamente, se ve por qué no ha surtido el efecto deseado”, concluyó. La víctima, que acudió varias veces a los centros de emergencia de la Junta,  rechazó hasta en cinco ocasiones ir a una casa de acogida para no separar a su hija del padre.

  • 1