Economía

Problemas de impago, lo más consultado al regulador

Ni en 2006 ni en 2007 sobrevolaba esa preocupación, pero en la primera mitad de este año las familias preguntan abiertamente qué hacer cuando se está al borde de no poder afrontar la hipoteca.

el 15 sep 2009 / 08:49 h.

Ni en 2006 ni en 2007 sobrevolaba esa preocupación, pero en la primera mitad de este año las familias preguntan abiertamente qué hacer cuando se está al borde de no poder afrontar la hipoteca. El Banco de España constata esa realidad y augura que este año aumentará el número de consultas y reclamaciones.

En seis ciudades, Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, A Coruña y Sevilla, se presentó ayer de forma simultánea la memoria de 2007 del Servicio de Reclamaciones del Banco de España, instrumento que cumple este año las dos décadas y que emite informes no vinculantes sobre las entidades financieras contra las que se quejan los ciudadanos.

Y, como avance de lo que ocurrirá en 2008, ante la coyuntura económica actual, Julio Gil, letrado asesor de este Servicio, señaló -sin poder dar datos en detalle- que en el primer semestre del año, se han disparado las consultas efectuadas al regulador sobre la morosidad. "Es gente que no puede hacer frente a sus préstamos" y acude al Banco de España, que les remite a negociar la situación con sus respectivas entidades.

Andalucía, seguida de Madrid, fue la segunda comunidad en presentar el mayor número de reclamaciones el año pasado -898 frente al total de 5.736 presentadas en el conjunto de España-. En la región la cifra se mantuvo estable, mientras que a nivel nacional se incrementó un 4,8% más. No hay grandes diferencias entre andaluces y el resto del país. Las quejas se producen por lo mismo. ¿Motivos principales? Los préstamos hipotecarios y personales (25,6%) a cuenta de las comisiones de subrogación, las discrepancias entre las condiciones ofertadas y las reales y la información y documentación aportada por las entidades. En segundo lugar, depósitos y cuentas corrientes (23,7%), y en tercer lugar, las tarjetas de crédito y débito (15,4%), sobre todo, por robos y usos fraudulentos y comisiones.

Casi cuatro de cada diez reclamaciones concluyeron con un informe del Banco de España -favorable al reclamante en el 35% y desfavorable en el 51% de los casos-, mientras que el 18% finalizó después de que las entidades dieran la razón a los clientes o éstos desistieran. En 2007, las entidades abonaron 1,43 millones a sus clientes. Como es habitual, los bancos centraron la mitad de las quejas, frente al 33% de las cajas de ahorros.

  • 1