Local

Prodi se juega su futuro al pedir en el Parlamento un voto de confianza

El primer ministro italiano, Romano Prodi, calibrará la fortaleza de su Gobierno tras la ruptura de la coalición de izquierdas. Prodi se someterá hoy a un voto de confianza en el Congreso y el Senado para ver si tiene el apoyo para seguir en el cargo, algo poco probable. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 23:02 h.

TAGS:

El primer ministro italiano, Romano Prodi, calibrará la fortaleza de su Gobierno tras la ruptura de la coalición de izquierdas. Prodi se someterá hoy a un voto de confianza en el Congreso y el Senado para ver si tiene el apoyo para seguir en el cargo, algo poco probable al perder el apoyo del partido del ex ministro de Justicia, Clemente Mastella.

Prodi anunció esta complicada decisión ayer, justo después de explicar la situación política del país una vez que la Unión Democráticos para Europa (UDEUR) diera a conocer el lunes que abandonaba la compleja coalición de izquierdas que ha permitido hasta ahora un Gobierno de signo progresista.

Ante esta tesitura, al líder italiano se le abrían dos caminos: presentar su dimisión ante al jefe del Estado, Giorgio Napolitano, o comprobar si sus aliados mantienen la confianza en su gestión. Al final, Prodi optó por la segunda vía y justificó su decisión de pedir el voto de confianza al aclarar que "sólo el Parlamento puede determinar si un Gobierno tiene la legitimidad de continuar con su trabajo".

El jefe del Ejecutivo italiano, que aseguró conocer las intenciones del UDEUR a través de los medios de comunicación, se encaró a sus aliados y les exigió que "asuman la responsabilidad para la que fueron elegidos". "Este Gobierno nació gracias a un pacto, firmado por todos los partidos que formaban parte de la coalición de centroizquierda, en el que se comprometían a apoyarlo durante toda la legislatura", insistió Prodi.

El mensaje se dirigía a la yugular del secretario del UDEUR, Clemente Mastella, que dimitió la semana pasada como ministro de Justicia tras verse envuelto, junto con su mujer, que está en arresto domiciliario, en un caso de corrupción política. Mastella ha pasado los 20 meses que se lleva de legislatura con amenazas de hacer caer el Gobierno por sus continuas rencillas con el resto de aliados. El lunes cumplió sus promesas, retiró su apoyo y pidió elecciones.

Si Prodi pierde su voto de confianza en una de las dos Cámaras, tendrá que acudir ante el jefe de Estado, que decidirá si convoca elecciones o forma un Gobierno de transición para realizar reformas urgentes, como la nueva ley electoral.

El proceso. Pese a que la UDEUR, con 14 diputados, ha manifestado su intención de no apoyar al Gobierno, Prodi obtendría la mayoría en el Congreso. El problema, como desde el inicio de mandato, será la votación en el Senado, donde la coalición tiene dos escaños de ventaja, entre ellos, los tres de la UDEUR. No obstante, puede contar con los votos de los senadores vitalicios que siempre le apoyaron. "Pienso, que se logrará también esta vez", dijo, aunque parece más el deseo de caer con dignidad que una solución para salvar el Gobierno.

Mientras, la oposición conservadora afila sus armas de cara a las posibles elecciones anticipadas -la legislatura termina en 2010-. El líder opositor Silvio Berlusconi afirmó que su lista se presentará junto a sus antiguos aliados. El reagrupamiento de fuerzas es una hipótesis que también se plantea el secretario de la Alianza Nacional, Gianfranco Fini.

  • 1