Local

Proeza espacial sin astronautas

El vehículo espacial europeo Julio Verne se acopló con éxito por primera vez a la Estación Espacial Internacional, lo que abre la puerta a la independencia europea en el desarrollo de la base internacional. El Vehículo Automático es el primero de este tipo construido por la Agencia Espacial Europea. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 02:40 h.

TAGS:

El vehículo espacial europeo Julio Verne se acopló hoy con éxito por primera vez a la Estación Espacial Internacional (EEI), lo que abre la puerta a la independencia europea en el desarrollo de la base internacional.

El Vehículo Automático de Transferencia (ATV), el primero de este tipo construido por la Agencia Espacial Europea (ESA), acabó su fase de acoplamiento a las 14.52 horas GMT, tras una pionera maniobra desarrollada de forma automática y sin intervención humana, ni de los astronautas que están en la EEI ni desde Tierra.

El acoplamiento se produjo con un ligero retraso, puesto que los ingenieros decidieron lanzar la maniobra un poco más tarde para hacer una prueba suplementaria.

"Ha sido un éxito total. El acoplamiento ha sido mucho más fácil que los test que hicimos con anterioridad", afirmó entusiasta el director general de la ESA, Jean-Jacques Dordain.

Gracias al ATV, Europa contará con una independencia total a la hora de hacer frente a sus compromisos en el desarrollo de la EEI, lo que le permitirá ganar en independencia con respecto a Estados Unidos y Rusia.

Lanzado por un cohete Ariane-5 desde la base de Kurú, en la Guayana francesa, el pasado 9 de marzo, el Julio Verne es el primero de los ATV que tiene previsto construir la ESA.

Los tres astronautas rusos que habitan en la actualidad la EEI entrarán en el ATV a partir de mañana y, tras un proceso técnico de conexión y de filtrado del aire, comenzarán a descargar el sábado las más de siete toneladas de alimentos, combustible, oxígeno y material para experimentos que transporta.

Al mismo tiempo, Julio Verne servirá como un espacio suplementario de la estación y, cuando dentro de seis meses acabe su misión, volverá a la Tierra cargado con residuos de la EEI.

La ESA tiene previsto lanzar un ATV cada año y medio y bautizarle con el nombre de algún europeo que haya marcado la historia.

Si el coste inicial del proyecto asciende a 1.300 millones de euros, cada nuevo vehículo costará unos 300 millones.

Entre las misiones más urgentes del Julio Verne figura la de utilizar sus propulsores para elevar a la EEI a su órbita nominal, puesto que la atracción terrestre le hace salirse de su lugar habitual.

Está previsto que esta maniobra, que hasta ahora hacían sólo los transbordadores estadounidenses, tenga lugar el próximo 19 de abril.

Carguero espacial

El primer vehículo espacial europeo, con 10,3 metros de longitud y 4,5 de diámetro, es además el mayor carguero espacial desarrollado por Europa, fue lanzado el pasado 9 de marzo y alberga 7,7 toneladas de todo tipo de suministro para los astronautas de la ISS: comida, ropa, carburante, piezas de recambio, material para los experimentos, aire y agua.

Durante cerca de cuatro meses, permanecerá acoplado a la estación y utilizará sus motores para corregir la órbita de la estación, compensando así sus pérdidas de altura.

En el mes de agosto, volverá a desacoplarse de forma totalmente autónoma y dirigirá su trayectoria para desintegrarse en la atmósfera. Hay previstas hasta cinco misiones de este tipo hasta 2012, y la próxima tendrá lugar a finales de 2009.

Hasta ahora ninguno de los vehículos enviados por rusos o norteamericanos a la ISS han utilizado esta tecnología, sino que desde el interior de la Estación uno de los astronautas utilizaba un 'joistick' para acoplar el aparato.

Actualmente, el ATV se encuentra a 3,5 kilómetros de la ISS. Para llegar hasta allí, ha utilizado diferentes sistemas diferentes: los sensores denominados 'seguidores de estrellas', GPS y navegación relativa por GPS, que permite al vehículo utilizar las medidas que recibe él mismo y las de la ISS para calcular la distancia entre ambos.

Sensores laser.

A partir de los tres kilómetros, utilizará sensores láser, telegeniómetros y videómetros, que le ayudarán a encontrar la posición final con una precisión de milímetros en el punto de contacto.

Cuando inicie la maniobra, 'Julio Verne' irá a una velocidad de 1 a 5 centímetros por segundo y a una distancia de 300 metros la velocidad descenderá hasta los milímetros por segundo para conseguir acoplarse.

Mientras tanto, la tripulación de la estación regresó ayer a sus tareas normales después de comprobar con éxito el ensayo de aproximación de hasta 11 metros del ATV el pasado lunes, según informa la NASA. Poco antes, el pasado sábado, se realizó un primer ensayo de aproximación.

Con el ATV, Columbus y 'Nodo 2', Europa tiene derecho a un 8,3 por ciento de la tripulación permanente en la ISS, según la ESA. "Vive el momento más importante de su historia en la exploración humana en el espacio", señala en un comunicado.

Además, asegura que el ATV se convertirá en el vehículo espacial clave de abastecimiento de la ISS con la conclusión del programa del Transbordador en 2010. El presupuesto del 'Julio Verne' asciende a unos 1.000 millones de euros, de los que 100 retornarán a España por la participación de empresas españolas.

  • 1