jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización

Los psiquiatras descartan "al 100%" que la madre de los bebés sufra alguna enfermedad mental

El fiscal y la acusación particular han mantenido los 40 años de prisión por dos delitos de asesinato. Su defensa ha solicitado la libre absolución.

el 12 sep 2014 / 11:28 h.

La mujer acusada de asfixiar a dos de sus bebés, a los que ocultó en el congelador de su casa en Pilas, tiene todas sus facultades mentales intactas. "No tiene ninguna enfermedad mental, eso lo decimos con una probabilidad al cien por cien", así de concluyente han sido los forenses que valoraron a Sara López. Un forense, contratado por la defensa, afirma que los niños nacieron vivos pero discrepa con que murieran por ahogamiento. La Fiscalía y la acusación particular han mantenido los 40 años de prisión por dos delitos de asesinato, mientras que su defensa ha solicitado su libre absolución. En la tercera jornada del juicio, que se celebra ante un jurado popular han declarado los psiquiatras del Instituto de Medicina Legal que valoraron a la madre, con la que mantuvieron varias entrevistas tras las que han llegado a la conclusión de que sufre un trastorno de personalidad dependiente, pero que en ningún momento afecta a su "capacidad de conocer y querer". Los médicos han dicho de ella que es una pesona "retraída y reservada", pero no que no sufre ninguna enfermedad mental "al cien por cien". A lo que añadieron que "su forma de ser no influye en esa "ocultación" de los hechos y que "resulta poco compatible que no se acuerde del segundo caso". Igualmente, han explicado que sólo hubo dos momentos "con llanto" cuando habló de su padre y de sus otros dos hijos, y que ella su "preocuación" es "el que dirán y el qué pensarán". En cuanto a su relación de pareja, los psiquiatras han dicho que ella se quejaba "de poco afecto que la transmitía su marido", pero han dicho de ella que también es una persona "que transmite poco cariño". Sobre el hecho de que congelara los cuerpos han manifestado que para ella "lo de enterrarlo era desprenderse de él, fue por tenerlo cerca". En cuanto a su marido, han dicho de él que tiene una personalidad "ruda, primitiva, con recursos primitivos para las relaciones sociales y de pareja, con escasa capacidad de dar afecto". Además, ha dicho que es un hombre que no colaboraba en las tareas de casa y el cuidado de los hijos, que "abusa del alcohol, aunque él lo niega lo minimiza", por lo que le recomendaron que siga un tratamieto, aunque aclararon que "no tiene adicción, sino un consumo abusivo". LAGUNAS AMNÉSICAS En cambio, dos psicólogas propuestas por la defensa han asegurado que ella sufre un "trastorno de personalidad equitativo de la personalidad", por el que se detectan "lagunas amnésicas debido a la dificultad para afrontar situaciones de estrés traumático". Es así, como han explicado el heco de que ella no recuerde el embarazo y el parto del segundo bebé congelado, pues "olvida y bloquea la situación que para ella es imposible abordar". "Es como si estuviese viendo una película", ha añadido. Para estos médicos "ha podido bloquear, creer que no estaba allí, pero no cometer una actuación violenta", en referencia al hecho de que pudiera haber asfixiado a sus hijos. "Estoy convencida de que ella no mató a los bebés", ha afirmado. La psicóloga ha llegado incluso a apuntar que el primer parto fuera "gemelar", o qu ella misma "no integrara" el hecho de que estaba de nuevo embarazada. Todo ello provocado por distintas situaciones de "estrés" a lo largo de su vida como por ejemplo "los abortos" o "situaciones de violencia en su casa que le hayan hecho temer por su vida". "Ha sufrido un maltrato muy elevado que ha llegado a deteriorar y minar la personalidad de Sara. Ella no quiere abordar las situaciones dde maltrato y vejaciones que ha sufrido", concluyó. Por otra parte, hoy también ha declarado un profesor universitario quien tras revisar los informes de autopsia ha asegurado "con toda probabilidad" los niños nacieron vivos, peo dijo que no compartía que murieran ahogados, como ayer dijero los forenses del Instituto de Medicina Legal. "Con lo que hay no se desprende ninguna causa, ni el mecanismo de la muertee. No se sabe el motivo", ha dicho. De hecho, a su juicio, el que hubiera agua en el estómago y pulmones de un bebé puede ser debido "a los cristales de agua formados por la congelación", algo que fue descartado ayer por los forenses. Además, ha aseverado que hay una serie de pruebas "que los forenses no han hecho" y que podría haber determinado si fue o no sumergido en agua. TERCER BEBÉ Por último, una médico forense del IML, que examinó a Sara, ha dicho que el primer embarazo pudo ser entre mitad de 2005 y mitad de 2008, ya que entonces pese a tener citas médicas para revisar las mamas "no acudió". Además, destacó su facilidad de parir, pues la primera vez que dio a luz lo hizo en 20 minutos sin ayuda mecánica, por lo que ha dicho que es posible que pariera sola. La forense ha asegurado, a modo de opinión personal, que lo que le llevó a congelar a los niños "es porque antes vio los efectos de la fase de destrucción de un tercer bebé". Tras concluir con todas las pruebas periciales, el Ministerio Público ha mantenido los 40 años de prisión que reclamaba para Sara López por dos delios de asesinato con la agravante de parentesco, al igual que la acusación particular, que ejerce el exmarido. El abogado de la acusada, Manuel Caballero, ha pedido la libre absolución. El lunes finalizará el juicio con la exposición de los informes de cada una de las partes.

  • 1