PSOE e IU admiten dificultades para elaborar los próximos Presupuestos

El vicepresidente Valderas dice que el déficit del 1% en 2014 “complica” el diseño de las cuentas autonómicas. El estrecho margen de gasto pone en riesgo las medidas del pacto de Gobierno y alienta las críticas dentro de IU

el 01 ago 2013 / 20:51 h.

Imagen-VALDERASLos Presupuestos andaluces de 2014 estarán restringidos por un déficit invariable del 1% del PIB, impuesto por el Consejo de Política Fiscal y Financiera hace dos días. El Consejo de Gobierno tiene que aprobar en septiembre ese margen de gasto –previo paso por el Consejo de Ministros– para luego presentar el marco presupuestario del año que viene. Será entonces cuando los socios de Gobierno (PSOE e IU) se sienten a negociar las políticas y prioridades de gasto para 2014. El problema es que con un déficit tan bajo (1%) e innegociable, la Junta difícilmente podrá desarrollar las leyes y las medidas que integran el pacto de Gobierno. La consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, salió de la reunión con el ministro Cristóbal Montoro con esa preocupación en la cabeza. El vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, también alertó ayer de que el próximo déficit “complica” la elaboración de las cuentas y pone en riesgo el mantenimiento de los servicios públicos en materia de sanidad, educación y políticas sociales. “Desde la Junta no podemos estar de acuerdo con un déficit del 1% que hace también complicado el objetivo central del Gobierno andaluz, en lo que se refiere a orientar y reactivar las políticas para la creación de empleo”, aseguró Valderas. En la misma línea se expresó ayer el PSOE-A. El portavoz socialista en el Parlamento, Francisco Álvarez de la Chica, explicó que la “idea” del mismo objetivo de déficit para todas las comunidades “no significa que todas dispongan de los mismos recursos”, y, “si a Andalucía le hubiera correspondido un 1,3%, dispondría de un 74% menos de recursos por habitantes que a la Comunidad de Madrid”. “La tarifa plana supondría una verdadera desigualdad de los ciudadanos”, sentenció. Por ahora, Aguayo confía en que las medidas del plan de ajustes aprobado el verano pasado, que supuso un recorte de 2.700 millones al Presupuesto de 2012, hagan innecesaria la aplicación de nuevos recortes de aquí a 2015. El plan de reequilibrio implicó despidos de empleados públicos, reducción de salarios a los funcionarios, cierre o fusión de empresas y limitación de servicios. Aún así, la Junta logró preservar al margen de los recortes el esqueleto de las políticas de educación y sanidad públicas y los servicios sociales. La federación de izquierdas, que firmaba sus primeros presupuestos como socio de Gobierno, sufrió fuertes sacudidas orgánicas. Una facción de IU, liderada por el diputado Juan Manuel Sánchez Gordillo, de la CUT-BAI, promovió una corriente crítica para obligar a la coalición a romper el recién creado pacto de Gobierno, y no votar a favor de los recortes en los Presupuestos. La decisión se adoptó a través de un referéndum a las bases, que se saldó con la continuidad de IU en el Ejecutivo. A los últimos presupuestos se les llamó de “resistencia”. El mensaje que promovió la Junta, sobre todo IU, fue que había que aguantar la sacudida de los recortes que venían impuestos desde Moncloa, bien por la vía de Reales Decretos, bien por la estrechez del objetivo del déficit. Valderas se comprometió a que los siguientes Presupuestos, los de 2014, ya no serían heredados de una época anterior, y que en ellos se vería “al 100% la seña de identidad de IU”. Sin embargo, llegado el momento de diseñar las cuentas del año próximo, la coalición se muestra mucho más escéptica que el PSOE. Los más críticos creen que es “imposible” diseñar un Presupuesto con un 1% de déficit, y abogan por “movilizar a la sociedad andaluza y plantar cara al Gobierno”. Los más moderados prefieren esperar a septiembre, aunque prevén una negociación “dura” con sus socios. Valderas calificó ayer el margen de gasto para 2014 de “leonino e injusto”, porque “fomentará la desigualdad”. “Las comunidades con mayor PIB saldrán beneficiadas y se contribuirá a que las regiones más ricas lo sean aún más”, dijo. No obstante, el vicepresidente aclaró que esta “insatisfacción” se convierte en “satisfacción moderada” en lo que se refiere al déficit del 1,58% del PIB para el ejercicio presupuestario de 2013 y al incremento del nivel de endeudamiento, que pasa de un 13,2 a un 16,6%, lo cual evitará a aplicar recortes adicionales al Presupuesto en vigor, como ya hicieron el año pasado. Tras recordar que la Junta defendió una horquilla de entre 1,7 y el 2,02% de déficit, Valderas calificó como “un éxito” del Gobierno andaluz y, en particular de la consejera Aguayo, la cifra lograda para 2013. El portavoz de Economía del PP-A, Rafael Carmona, afirmó que el Gobierno central ha apoyado “al 100%” a Andalucía y que con los límites de déficit establecidos, la Junta “no debe tener problema” para elaborar el Presupuesto del próximo año. Carmona pidió a PSOE-A e IU que expliquen cuáles serán las líneas básicas y en quién va a caer la responsabilidad de elaborarlos, dado que el PP da por hecho la salida Aguayo del próximo Gobierno.

  • 1