Local

PSOE e IU pide la retirada de la nueva ordenanza de ruidos

La nueva regulación fue aprobada inicialmente por el pleno del Ayuntamiento hispalense con el voto solitario del Grupo popular.

el 13 nov 2013 / 14:55 h.

TAGS:

El Grupo socialista del Ayuntamiento de Sevilla ha formulado un  total de 18 alegaciones contra el documento de aprobación inicial de  la nueva ordenanza municipal contra la Contaminación Acústica, Ruidos  y Vibraciones, solicitando finalmente la retirada completa del  documento. Entre sus alegaciones, los socialistas censuran  especialmente la potestad de los agentes de la Policía Local para  resolver según su criterio el cumplimiento o no de los límites de  emisión de ruidos, así como la actual ausencia de inspecciones y  mediciones durante las noches y los fines de semana a cuenta del  conflicto laboral en el que están inmersos los inspectores del área  de Medio Ambiente. Estos días concluye el periodo de información pública de la nueva  ordenanza municipal contra la Contaminación Acústica, Ruidos y  Vibraciones. La nueva regulación, aprobada inicialmente por el pleno  del Ayuntamiento hispalense con el voto solitario del Grupo popular,  introduce novedades llamativas como la posibilidad de que un agente  de la Policía Local sancione o clausure un local si "estima" que  supera los umbrales marcados por la normativa, sin necesidad de  contar con un sonómetro o ir acompañado de un funcionario del área de  Medio Ambiente. Igualmente, la propuesta de regulación recoge la obligación de que  las actividades emisoras de ruido dispongan, además de controladores  del ruido, de un centro de transmisión de datos a tiempo real que  remita la información al Consistorio, así como sanciones que van  desde los 300 a los 300.000 euros. El portavoz del Grupo socialista, Juan Espadas, y la concejal  Encarnación Martínez, en ese sentido, han advertido de que el  proyecto de nueva ordenanza de ruidos y vibraciones no ha contado con  la participación real de los agentes sociales y empeora la actual  regulación al añadir "inseguridad jurídica" a las actividades  afectadas por esta ordenanza y los ciudadanos que hagan uso de la  misma. Y es que, según los socialistas, la nueva regulación "no  considera a los veladores como emisores acústicos" y, por tanto, no  estipula para ellos "controles preventivos" más allá de las  imposiciones que recoge la ordenanza concreta correspondiente a las  terrazas de veladores. El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha pedido este miércoles al alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, que “aparque definitivamente su soberbia” y retire una ordenanza municipal de ruidos que, “hasta ahora, sólo ha cosechado el rechazo generalizado de la ciudadanía y de las entidades vecinales y sociales que tienen algo que decir al respecto”. Según Torrijos, la nueva normativa que el PP se ha empeñado en imponer “sin ningún tipo de consenso” supone una “auténtica chapuza desde el principio hasta el final” y, lejos de aportar soluciones a los problemas de ruido existentes en Sevilla, “parece que los agrava”. Por eso, en su opinión, “lo mejor es que el Consistorio ponga el cronómetro a cero” y comience de nuevo la tramitación de esta ordenanza, “contando, esta vez sí, con la participación efectiva y no meramente ritual de las personas y colectivos afectados”. En este marco, Torrijos ha anunciado que su fuerza política ha presentado un total de doce alegaciones a dicho texto, precisando que éstas se encuentran en sintonía con las denuncias que la Plataforma por el Derecho al Descanso y otras muchas asociaciones vienen planteando en relación con una norma que –ha alertado-- “protege más a quien contamina que al propio ciudadano”. Torrijos ha explicado que son numerosas las cuestiones de esta ordenanza que IU no comparte, pero, en su opinión, “lo más grave” es que durante todo el proceso de elaboración de la misma “no se haya escuchado ni atendido la inmensa mayoría de las quejas y peticiones esgrimidas por las partes interesadas”.

  • 1