PSOE e IU venden que hay un Gobierno estable en el ecuador del mandato

Los socialistas destacan el «elevado» cumplimiento del acuerdo que cerró el pacto, mientras que la formación de izquierdas pide pisar el acelerador.

susana díaz y diego valderas Mañana se cumplen dos años de las pasadas elecciones autonómicas y es el momento de hacer balance. Como es obvio, el grado de satisfacción es bien diferente entre los partidos que tienen representación en el Parlamento andaluz. Las dos formaciones que firmaron el pacto, PSOE e IU, destacan sin fisuras que el Gobierno es estable, mientras que el PP sigue repitiendo el mantra de que habrá elecciones anticipadas y sigue golpeando sin cesar con los casos de corrupción que salpican al PSOE. Los dos partidos que están en el Ejecutivo destacan que en este tiempo no se han realizado recortes sociales a pesar de la presión de Madrid, que les ha obligado a apretarse con fuerza el cinturón, pero que no les ha impedido mantener el Estado del Bienestar y el empleo público y eso, además, cumpliendo y con creces el déficit en 2013, que se situó en el 1,55 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), tres centésimas por debajo del objetivo establecido por Madrid para Andalucía (1,58 por ciento). No obstante, en IU se hace un repaso algo más crítico al entender que se tiene que acelerar en estos dos años la tramitación de las iniciativas legislativa recogidas en el acuerdo programático para conseguir que al final de los cuatro años de mandato se hayan cumplido al cien por cien las mismas. Y es que en estos 24 meses sólo se han aprobado dos acuerdos de los 28 comprometidos, la ley antidesahucios, que está recurrida en el Constitucional por el Gobierno central, y el decreto contra la exclusión social. Tal y como pide IU parece que en los próximos dos años se va a dar un arreón porque ya está en tramitación la Ley de Transparencia y la de la Memoria Democrática. Asimismo, según declaró a Europa Press el coordinador general de IU-CA, Antonio Maíllo, «tenemos también un reto importante en la configuración de un nuevo modelo económico en el que IU contribuye desde la aportación de elementos que son claves como la creación de banca pública». Asimismo, Maíllo no tiene reparos en colgarse la medalla de que su formación ha «impregnado» a la Junta de Andalucía de «políticas diferenciadas», aunque recuerda que hasta mayo no se cumplirán los dos años de Gobierno, cuando, en su opinión sería oportuno mantener un encuentro con la secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. No obstante, calificó de «correctas» las relaciones entre los socios de Gobierno y aplaudió que, a pesar de tener un diagnóstico diferente de la crisis y distintas prioridades políticas, se han podido poner de acuerdo en torno a un acuerdo programático que les vincula. El PSOE-A, por su parte, es bastante menos crítico y asegura que ha habido una elevado nivel de cumplimiento del acuerdo de Gobierno con IU. El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, remarcó que el Gobierno andaluz ha demostrado que es capaz de garantizar los derechos y libertades de los andaluces y el Estado del Bienestar, pese a las dificultades económicas. Asimismo, auguró que en la segunda parte de la legislatura se van a ver los resultados del trabajo realizado en estos dos años en materias como transparencia, la creación de empleo y el cambio en el modelo productivo. Asimismo, aseguró que el Ejecutivo de Susana Díaz está centrado en la salida de la crisis y en la creación de empleo, de manera que «no hay ninguna intención» de adelantar las elecciones autonómicas, sino de llegar hasta el final de la legislatura y que se cumpla el programa de Gobierno. Negando así los augurios del PP que no deja de repetir que la legislatura no llegará a su fin. Sin embargo, la visión que tiene el PP de estos 24 meses, como es obvio, es bien diferente a la que tienen IU y PSOE. La vicesecretaria general del PP-A, Virginia Pérez, recordó que el partido que ganó las pasadas elecciones autonómicas fue el PP y remachó que Andalucía está gobernada por dos fuerzas políticas a través del «pacto de perdedores». Además, censuró que la comunidad «ha tenido un presidente que perdió las elecciones y una presidenta que está al frente del Gobierno legitimada más que por los ciudadanos por el pacto que la sostiene con IU y por el PSOE». También reprochó a Díaz que, a pesar de su promesa de luchar contra la corrupción, ésta ha seguido en el partido y no se ha hecho nada por lo que le pidió que gobierne con transparencia.

  • 1