Local

PSOE y PP abren la batalla local

Ambos recurren a líderes nacionales para arropar en Málaga a sus candidatos

el 07 ene 2011 / 19:41 h.

TAGS:

Griñán y Felipe González, junto a María Gámez en un acto en Málaga.
González Pons y Arenas presidieron la junta directiva del PP-A en Málaga.

La batalla por las municipales va a acaparar la agenda de PSOE y PP en el primer semestre del año. Los dos grandes partidos han querido dejar claro desde principios de 2011 que las elecciones locales son su prioridad porque ambos se juegan muchísimo en esta cita en las urnas. Ayer socialistas y populares coincidieron en Málaga, donde recurrieron a líderes o ex dirigentes nacionales para arropar a los candidatos que lo tienen más difícil. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y el ex presidente del Gobierno Felipe González dieron su apoyo a María Gámez, que aspira a la Alcaldía de la capital, y posteriormente Griñán se trasladó a Antequera a respaldar a Rosa Torres. El líder del PP-A, Javier Arenas, y el vicesecretario de Comunicación del partido, Esteban González Pons, hicieron lo mismo con su alcaldable, Manuel Barón.


El acto para impulsar la candidatura de Gámez, también delegada de la Junta en Málaga, fue todo un cierre de filas para contrarrestar los malos sondeos. Las expectativas de los socialistas en la capital -donde hubo amago de primarias- son escasas, ya que las encuestas apuntan a una nueva victoria del popular Francisco de la Torre, uno de los alcaldes más consolidados del que Arenas dijo ayer que es un ejemplo de "confianza, credibilidad y eficacia". Ante unas 500 personas del mundo empresarial, sindical, cultural y político de la ciudad, en un acto organizado por el Fórum Europa, Gámez presentó su proyecto "reformista" punto por punto y criticó que Málaga está "desvertebrada" y tiene "grandes deficiencias en los servicios básicos".


Griñán y González se deshicieron en elogios hacia la candidata. El presidente de la Junta destacó que tiene en mente "el modelo de ciudad que quiere" y arremetió contra el regidor del PP, del que dijo que no "ha hecho nada por Málaga en los últimos años". González resaltó la trayectoria "vital honesta y seria" de la aspirante socialista, de 41 años, con más de 20 de experiencia como funcionaria. Le aconsejó que, ante la falta de recursos públicos por la crisis, "multiplique su capacidad de gestión".


Poco después, el secretario general del PSOE-A visitó Antequera para arropar la candidatura de la presidenta del partido, Rosa Torres, aprobada por unanimidad el pasado lunes. Con ella se quiere amarrar una de las alcaldías más importantes que tienen los socialistas en la provincia. El PSOE gobierna ahora en minoría tras romper el pacto con IU. Griñán sostuvo que la ciudad "ha estado muy bien gobernada por los socialistas y va a seguir estándolo" y se refirió a Torres como la "futura alcaldesa".


Pero el PP ha querido contrarrestar el ruido que ha provocado la designación de Rosa Torres con un acto, ayer por la tarde, para lanzar a su candidato en la localidad malagueña, Manuel Barón. González Pons volvió a lamentar que la presidenta del PSOE-A "haya tenido que aceptar esa responsabilidad a la fuerza, ya que no quería serlo". El PP considera a Antequera uno de los municipios prioritarios para llegar a la Junta en 2012 y un bastión del PSOE, de ahí que esta plaza acogiera en septiembre uno de los grandes mítines por el cambio encabezado por Mariano Rajoy, presidente popular.


decálogo popular. Antes de visitar Antequera, el PP andaluz celebró en Málaga su junta directiva regional, de donde salió un decálogo de propuestas que centrarán su agenda del próximo semestre. Las municipales, la reforma educativa, una nueva política fiscal con menos impuestos, un programa de regeneración democrática o la defensa de Andalucía en Europa son algunas de las claves de la alternativa del PP.


"Los vientos del cambio ya soplan en toda Andalucía", aseguró Arenas, quien insistió en que los populares "están preparados para gobernar" porque el PSOE es "una marca agotada". El líder regional del partido dijo que se volcarán en ir "ganando la confianza" ciudadana, pero opinó que Andalucía "no se puede permitir el lujo de perder 2011 como ha perdido 2010". A su juicio, al Partido Popular "le va a tocar hacer la transición desde el sectarismo a lo que es una democracia, respirando diálogo todos los días". Este reto, sin embargo, "no será fácil y será muy duro", apostilló Arenas.

  • 1