Local

PSOE y PP juegan su partido

Celebran sus cónclaves internos con una semana de distancia y después de que las urnas lo trastocaran todo

el 18 jun 2012 / 19:03 h.

TAGS:

Griñán y Zoido, en la toma de posesión del alcalde de Sevilla.

Julio será clave para las maquinarias internas de PSOE y PP en Andalucía. Atraviesan momentos vitales opuestos y para ambos toca congreso regional. El socialista José Antonio Griñán revalidará su liderazgo en su mejor momento político desde que accedió a la presidencia de la Junta en 2009 de la mano de su amigo Manuel Chaves. El popular Juan Ignacio Zoido va a suceder a su también amigo Javier Arenas, pero el PP afronta sin anestesia su mayor operación interna de los últimos 20 años. Los socialistas saben bien a lo que se enfrentan sus rivales. Ellos mismos están dando las últimas puntadas de una sucesión, la de Manuel Chaves, que se atragantó y propició tres años de crisis y batallas internas. Parece que en el próximo cónclave Griñán podrá por fin escribir el epílogo. A Zoido se le abre ese polvorín .

Son dos citas internas claves, que se celebrarán con solo una semana de distancia, y que dejan clara la volatilidad de la política. No hace tanto, en Sevilla, también socialistas y populares celebraron sus congresos nacionales con pocos días de diferencia. Entonces, febrero, el PP sacaba pecho y exhibía poderío y el PSOE se desmoronaba despedazado en dos mitades, los de Rubalcaba y los de Chacón. Arenas paseó como presidente in pectore de la Junta. Griñán estaba ya desahuciado políticamente por muchos en su partido. Las urnas andaluzas han trastocado todo.El PSOE ultima los preparativos de su congreso con un balón de oxígeno que no esperaba: la sucesión de Javier Arenas. Un diputado socialista lo expresó gráficamente: "Nos ha venido a ver la Virgen".

Después de una etapa interna muy complicada y convulsa, con el PSOE de crisis en crisis, las autonómicas consolidaron a Griñán y la crisis interna del principal partido en la oposición edulcora aún más el congreso regional previsto los días 6,7 y 8 de julio en Almería. Ayer la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, no lo ocultó: "De nuestro congreso saldrá un partido más moderno, unido, compacto, saldrá más reforzado el liderazgo de Pepe Griñán, en contraste claro con lo que sucede en las filas del PP. Frente a la incertidumbre del principal partido de la oposición, el PSOE es ahora una palanca se seguridad".

Díaz presentó ayer oficialmente este congreso que tendrá el lema Andalucía marca camino y que reunirá el primer fin de semana de julio a un millar de personas (588 delegados). El liderazgo de Griñán se ha disparado tanto como la prima de riesgo desde que consiguió conservar el Gobierno andaluz -su "gesta" como él mismo adjetivó-. Incluso en las provincias con más resistencias, como Cádiz, el griñanismo ha vencido y en el resto, los críticos se han diluido. Con todo, el reto del PSOE-A es mayúsculo. Esas urnas del 25-M que consagraron a Griñán también le restaron casi medio millón de votos. Las autonómicas sumaron la tercera derrota encadenada para un partido acostumbrado a ganar. Los socialistas apelan al renovarse o morir. "Toca abrir un nuevo tiempo en el PSOE andaluz", es de las frases más repetidas. Habrá cambios de calado en el organigrama, en los nombres y en la estructura. Buscan un partido más abierto y cercano a la sociedad, que recupere a los muchos votantes socialistas descontentos y hastiados en Andalucía. Se da por segura la salida de la secretaria de Organización, Susana Díaz, y su sustituto será una de las noticias.

También el PP-A busca secretario general. Tanto el presidente socialista como el alcalde popular deberán delegar la vida orgánica a sus números dos. El PSOE-A apostará por las primarias para elegir al candidato a la Junta. Griñán en la campaña dio un paso atrás. En el PP ese cartel electoral está vacío pero el PSOE tampoco tiene un rostro claro. Hace tres meses, los populares se preparaban para gobernar Andalucía y se reían de las pugnas en las filas socialistas.

En marzo, el PP había repartido virtualmente la mayoría de los cargos del Gobierno andaluz pero el resultado inesperado del 25-M y la victoria insuficiente de Arenas despertó de un porrazo al partido. Para ahondar más en la herida, su líder indiscutible de las últimas dos décadas se marchó precipitadamente hace una semana dejando huérfano al partido. Se abre una nueva etapa incierta, llena de riesgos, donde la nave del PP andaluz estará comandada por Juan Ignacio Zoido, que ha sido el nombre de consenso aquí y en Génova, aunque la candidatura a la Junta se quedará en el aire.

El alcalde de Sevilla tiene por delante una tarea titánica, más aún con la difícil cohabitación y defensa de los recortes de Mariano Rajoy. Lo más complicado será forjar un liderazgo sin fisuras que siempre se comparará al de su antecesor y amigo. De ahí las llamadas reiteradas a la "unidad". Tiene que diseñar un equipo que contente a los dirigentes provinciales, sobre todo a Málaga, Granada y Almería, y que respete los equilibrios territoriales que tan hábilmente manejaba Arenas. Justo cuando el PSOE de Griñán puede volar libre de las cuotas territoriales que tanto han mandado en este partido, el PP queda atado por esos pulsos entre provincias. El PP-A se conjura para evitar las quiebras internas. "Zoido es un experto en mantener los equilibrios", aseguró ayer Ricardo Tarno, presidente de la comisión organizadora del congreso regional de los días 13,14 y 15 de julio en Granada. Tarno sustituyó en las habituales ruedas de prensa de los lunes al hasta ahora secretario general del partido, Antonio Sanz, que también se ha marchado a Madrid.

Muchos dirigentes del PP-A miran al regidor hispalense con recelo por su saturación de cargos -gobierna la capital, es parlamentario y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, puesto que dejará- y porque lo identifican con Sevilla, una provincia que levanta suspicacias. "La Alcaldía de Sevilla es un orgullo y una ventaja, no un handicap", aclaró Tarno, quien en voz baja reconoció que los sevillanos empiezan a estar hartos de tener que pedir disculpas por ser de la capital. Dejó claro que en la dirección regional "estarán los mejores" y que será un equipo nacido de la mente de Zoido, sin tutelas ni interferencias.

"El PP-A entra en el congreso como ganador y saldrá preparado para gobernar Andalucía", sentenció Tarno. Ó "la selección española de fútbol ganó la Eurocopa con un entrenador y luego el Mundial con otro", agregó. De momento, el PSOE siente, después de muchos sinsabores y sofocones, que el gafe se ha cambiado de equipo.

  • 1