Local

PSOE y PP se resisten a ampliar el Parlamento

La nueva legislatura será la del desarrollo del Estatuto. Este argumento servirá a IU para proponer como prioridad una ampliación del Parlamento a la que el nuevo marco legal abre la puerta. Pero PSOE y PP no están por la labor. Expertos en Derecho Constitucional coinciden en que sería una opción política, pero no un mandato estatutario.

el 15 sep 2009 / 02:05 h.

TAGS:

l. Blanco / I. Carretero

La nueva legislatura será la del desarrollo del Estatuto. Este argumento servirá a IU para proponer como prioridad una ampliación del Parlamento a la que el nuevo marco legal abre la puerta. Pero PSOE y PP no están por la labor. Expertos en Derecho Constitucional coinciden en que sería una opción política, pero no un mandato estatutario.

El anterior Estatuto de Autonomía de Andalucía, aprobado en 1981, establecía que el Parlamento andaluz debía estar formado por una horquilla de entre 90 a 110 diputados. Desde su constitución, la Cámara ha mantenido el mismo tamaño: 109 escaños. Una mirada al resto de parlamentos autonómicos permite constatar que es la menos representativa de todas las cámaras del país si se tiene en cuena la ratio de diputados por habitantes.

Durante la reforma del nuevo Estatuto de Autonomía, IU -cuyo voto era decisivo para poder enviar un texto reformado a las Cortes- ganó la primera batalla. Logró que el PSOE aceptase abrir la puerta a una posible ampliación del Parlamento, suprimiendo de la norma básica andaluza cualquier referencia a un número máximo de diputados. El Estatuto dice que el hemiciclo andaluz estará formado por "un mínimo de 109 diputados". El máximo queda, por tanto, en manos de los partidos con representación parlamentaria.

IU ya intentó en la recta final de la pasada legislatura impulsar una modificación legal para ampliar el número de escaños, pero no logró. Tras las elecciones, con los andalucistas fuera de la Cámara y la debacle de IU en el Congreso, la federación andaluza entiende que en la ampliación del Parlamento se juega su presencia en un futuro en el Parlamento andaluz, que ya en esta VIII Legislatura tendrá un marcado acento bipartidista.

Tal preocupación es la que late detrás de las explicaciones del número dos de IU en Andalucía, Juan Vicente Acuña, quien asegura que la comunidad "no tiene aspiraciones de quedarse en lo mínimo que marca el Estatuto". "La ampliación será una prioridad de IU en esta legislatura con el fin de lograr una mayor representatividad que requerirá también una reforma de la ley electoral", sostuvo Acuña.

Pero los seis diputados que le dieron las urnas a IU no les hace ser decisivos en una legislatura en la que el PSOE tiene mayoría absoluta (56 escaños) y el PP, 47. Los responsables de ambos partidos coinciden en el mismo planteamiento al abordar este asunto: no es una prioridad.

"Hay cosas más importantes para la mayoría de los ciudadanos", argumenta Luis Pizarro, secretario de Organización del PSOE-A. "IU entenderá que es más importante la Ley de Vivienda, ¿no?", se pregunta Pizarro, que tampoco descarta de plano que a lo largo de la legislatura pueda hablarse de abordar esta reforma. "Ya lo veremos, que quedan cuatro años por delante", responde.

Antonio Sanz, secretario general del PP-A, sí que rechaza de forma rotunda abordar este proceso, sobre todo, porque los populares han sido los grandes beneficiarios de que haya desaparecido el grupo parlamentario andalucista. "Sería una falta de respeto a los andaluces que nos dedicásemos a ampliar el Parlamento", argumenta Sanz. "La prioridad es el empleo, la crisis económica y la vivienda y no vamos a ser partidarios de ningún tipo de reforma en ese sentido", añade. "Los políticos no podemos mirarnos el ombligo permanéntemente".

Cataluña como referente. IU maneja incluso una cifra que intentó incluir en la reforma estatutaria: 135 diputados. Ese número coincide con la actual composición de la Cámara catalana: su Estatuto fija "un mínimo de cien y un máximo de 150" escaños a pesar de que esa comunidad cuenta con 848.953 habitantes menos que Andalucía. La Asamblea de Madrid también supera al Parlamento andaluz, con 120 diputados para una población de derecho con casi dos millones menos de personas.

Para IU, la ampliación debe ir acompañada de una reforma de ley electoral andaluza y aboga por crear un "colegio electoral de restos" que recopile los votos que no llegan para lograr escaños de manera conjunta para su distribución más allá del distrito provincial. Y todo ello, añade Acuña, con un "consenso amplio".

Consenso difícil. Es ahí donde aparecen las dificultades, apuntadas claramente por el profesor del Derecho Constitucional de la Universidad de Granada y ex director del Gabinete de análisis de la Presidencia del Parlamento, Agustín Ruiz Robledo. "Es difícil que los dos grandes partidos, y el PSOE con mayoría absoluta, se pongan de acuerdo para ampliar el Parlamento y cambiar un sistema que les beneficia", sostiene. A su juicio, cuentan además "con cierto apoyo de los ciudadanos que piensan que ya nos cuesta mucho la clase política como para ampliarla".

Se trata, en cualquier caso, de una decisión política. Así lo entiende el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pablo de Olavide, Manuel Terol. Aunque la ampliación "sería un desarrollo del Estatuto" no cree que se trate de una "interpretación de la ley" sino de una opción de los partidos políticos. Sea cual sea la reforma que se acometa, Terol entiende que lo que de debe primar es un objetivo: que todos los votos tengan el mismo valor.

La profesora de Derecho Constitucional de la Universidad Hispalense, Ana Carmona, reconoce que la nueva legislatura "sería el momento oportuno" para acometer este tipo de reformas. Pero también se muestra escéptica: "A los partidos mayoritarios no les interesa".

  • 1