Cultura

Pública, participativa y abierta

El texto fundacional de la Casa de los Poetas, un proyecto redactado en 2004 por el que fuera director de esta institución hasta el martes, Francisco José Cruz, pone en entredicho las declaraciones de la delegada de Cultura en el Ayuntamiento, Maribel Montaño, que acusó a Cruz de querer convertir la Casa de los Poetas "en una institución cerrada al público".

el 15 sep 2009 / 23:42 h.

El texto fundacional de la Casa de los Poetas, un proyecto redactado personalmente en 2004 por el que fuera director de esta institución hasta el pasado martes, Francisco José Cruz, pone en entredicho las últimas declaraciones de la delegada de Cultura en el Ayuntamiento, Maribel Montaño, que acusó a Cruz en este periódico de querer convertir la Casa de los Poetas "en una institución cerrada al público y de uso restringido para un grupo de literatos".

Con estas declaraciones, Montaño quiso poner punto y final a una polémica que trasciende la dimisión de Francisco José Cruz al frente de uno de los proyectos más acariciados de la ciudad de Sevilla en los últimos años y que evidencia la falta de un proyecto solvente para el convento de Santa Clara, en obras desde hace cuatro años y sobre cuyas dependencias, de más de 8.000 metros cuadrados, pesa una costosa restauración de siete millones de euros.

Pues bien, el argumento de desvincular la Casa de los Poetas del Convento de Santa Clara por las ansias de privacidad y exclusividad de Cruz quedan desmentidas con sólo echar un vistazo al proyecto entregado por el director del centro al alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, en agosto de 2004, y refrendado públicamente por el regidor local en 2005.

"Una Casa de la Poesía debe, ante todo, propiciar y frecuentar la relación de poetas con poetas, de éstos con los lectores y de los lectores entre sí, ayudando al conocimiento mutuo y a la mejor divulgación y comprensión de las obras poéticas. Así, la Casa de los Poetas de Sevilla será también la Casa de los lectores de poesía de Sevilla", explica Cruz en un documento firmado hace casi cinco años y encargado por el anterior delegado municipal de Cultura, Juan Carlos Marset.

Es más, en el texto, Cruz insiste en el carácter "público, participativo y abierto" del centro, así como en la necesidad de "huir de la torre de marfil, lo que nos hará -con la lentitud de los procesos que realmente merecen la pena- más permeables y receptivos a lo que hay fuera y, por tanto, más capaces de comunicar lo nuestro con maneras menos tópicas y superfluas, abriendo y enriqueciendo el espíritu común de esta ciudad".

Con nombres indispensables en la poesía contemporánea en español, como Gonzalo Rojas, Antonio Gamoneda (ambos Premios Cervantes) y José Manuel Caballero Bonald como patronos de esta institución sobre la que ahora se plantean serios interrogantes -sin director y sin sede-, la Casa de los Poetas nació para "intentar dar voz a quienes, no metidos de lleno en el mundo poético y su actualidad, la lectura de algunos libros de poesía o sólo unos cuantos poemas en la memoria, los hayan acompañado a lo largo de la vida", incluye el documento.

Un último detalle termina por contrariar del todo las acusaciones de Montaño, y es el referido a la dedicación de la Casa a los poetas sevillanos, "fomentando sus obras a través de cuidadas ediciones al alcance de todos y de actividades continuas, hasta famirializarlos con la memoria y la sensibilidad sevillanas o andaluzas y, por ende, dando a conocer sus obras al resto del mundo". Así quedó escrito hace cinco años.

  • 1