Economía

'Puede que haya más trabajo en los talleres pero hay menos dinero'

La crisis no ataca a todos por igual, incluso hay sectores que pueden verse beneficiados por esta situación. Sin embargo, y aunque pueda parecer que los talleres mecánicos dan ese perfil, esta actividad tiene su particular viacrucis. Hay más carga de trabajo, pero también menos dinero para el negocio de las reparaciones.

el 15 sep 2009 / 23:40 h.

La crisis no ataca a todos por igual, incluso hay sectores que pueden verse beneficiados por esta situación. Sin embargo, y aunque pueda parecer que los talleres mecánicos dan ese perfil, esta actividad tiene su particular viacrucis. Hay más carga de trabajo, pero también menos dinero para el negocio de las reparaciones.

Quien así habla es Ángel Albea, presidente de la Asociación Provincial de Talleres de Reparación de Automóviles, que el sábado congregó a unos doscientos empresarios del sector en una jornada organizada por Fedeme, la patronal del metal, para ponerse al día y compartir las particularidades que tienen que afrontar con la crisis.

Y la primera pasa por desmontar una idea muy extendida. Que como no se venden coches nuevos, los talleres están a rebosar. Hay un punto de verdad en esa creencia, pero tampoco es oro todo lo que reluce, dice Albea. "Es verdad que hay más trabajo, pero son arreglos por poco importe".

Es cierto, prosigue, que al no poder comprar un coche, en parte por el bloqueo de la financiación, se han puesto en circulación muchos coches viejos. Y se dan varias circunstancias que les preocupan. De un lado, se están vendiendo piezas prácticamente obsoletas y poco utilizadas, y de otro, las tiendas de recambios -Albea lo constata en su propia carne- están viendo cómo bajan sus ventas en favor de piezas que se pueden encontrar en sitios más baratos, aunque no con la misma calidad y fiabilidad: es el boom de los desguaces.

El presidente de la asociación precisa que, cada vez son más quienes llegan con el componente de segunda mano bajo el brazo, con lo que al taller "no le queda más remedio que ponerlo, aunque esté en contra, si no quiere perder el cliente". Eso sí, siempre que no afecte a la seguridad del vehículo, ya que el local es el responsable del mismo al ser el último en manipularlo-, explica.

Pero además hay otra competencia, "que estaba dormida" y a la que no le ha quedado más remedio que despertar ante el alarmante hundimiento de la venta de coches. Son los concesionarios que si bien en epocas de vacas gordas no pensaban apenas en el mantenimiento, ahora han redescubierto esta línea de negocio con el lanzamiento de campañas de promoción que hacen mucho daño a los pequeños servicios mecánicos, asegura.

Y eso sin contar con la competencia desleal que llega de la mano de los talleres clandestinos que proliferan en pequeñas cocheras, sobre todo, en los pueblos de Sevilla, y contra los que apenas se puede luchar, señala Ángel Albea.

En Sevilla y su provincia hay en torno a 2.200 talleres de reparación que emplean, de media, a unos tres trabajadores. Pero ya se está cebando la crisis también en este sector, en el que han comenzado a cerrarse establecimientos y a reducir personal porque "no queda otra", indica Albea. Construcción y automóvil eran los dos pilares en los que se sustentaba España, incide, y "sólo un milagro" logrará reactivar alguno de ellos.

  • 1